Mala jornada para dos de los más grandes de la historia del tenis, pero a quienes no les perdonan los años. El mismo día en que Roger Federer abandonó Roland Garros, Serena Williams hincó la rodilla ante Elena Rybakina por 6-3 y 7-5.

De esta manera, la estadounidense pierde una nueva oportunidad de sumar su vigésimo cuarto título de 'Grand Slam' en su palmarés y empatar así el tope histórico de Margaret Court.

Al igual que Federer está a las puertas de los 40 años y su gran objetivo de la temporada es Wimbledon porque considera que sobre la hierba hay una menor exigencia física. Su argumentación en la derrota es calcada al suizo: "Al menos he podido jugar y ganar algunos partidos en tierra".

La pupila de Patrick Mouratoglou, que lucia un aparatoso vendaje en el muslo de su pierna derecha, no había llegado rodada sobre polvo de ladrillo. Sumaba tres partidos entre Roma y Parma, con un triunfo y dos derrotas.

La eliminación de Serena deja la parte baja del cuadro, por donde circula Paula Badosa, sin ninguna tenista del 'top20' ni que sepa lo que es estar en las semifinales de un 'major'.

La kazaja Rybakina, 18 años más joven que su víctima, buscará un puesto en la penúltima ronda con la rusa Anastasia Pavlyuchenkova, verdugo de Victoria Azarenka.