Una de las grandes sorpresas de la jornada en el US Open fue la eliminación de Naomi Osaka, número dos del ranking, a manos de la número 73 del escalafón mundial y de apenas 18 años, la canadiense Leylah Fernández.

Osaka cayó en tres sets, 5-7 7-6 6-4, en un apasionante duelo en la que la joven promesa estuvo en un nivel altísimo para igualar a una de las grandes favoritas y, defensora del título. De todas formas, Fernández ya tuvo victorias ante rivales de ese calibre, y triunfó en Roland Garros junior en 2019.

La contracara de Fernández (que accedió por primera vez a octavos de final de un torneo de Grand Slam), es la japonesa que dejó mensajes preocupantes para sus fans en la conferencia de prensa post partido, luego de una frustrante derrota.

"Recientemente, siento que por mí, cuando gano, no me siento feliz. Siento más como un alivio. Y luego, cuando pierdo, me siento muy triste. No creo que eso sea normal. Honestamente, no se cuando volveré a jugar", declaró de forma sorpresiva.

"Básicamente, siento que estoy en este punto en el que estoy tratando de averiguar qué quiero hacer. Creo que me voy a tomar un descanso de jugar por un tiempo", finalizó la ganadora del Abierto de Australia de este año, dejando dudas sobre su futuro.

Osaka estuvo en el centro de atención esta temporada tras abandonar Roland Garros en medio de complicaciones sobre su salud mental por stress y ansiedad en las conferencias de presa. Luego de ausentarse de Wimbledon, reapareció en los Juegos Olímpicos en los que se encargó de encender la llama en el Estadio de Tokio.

Pero los resultados no fueron los esperados y, tras no llegar ni a semifinales tanto en los Juegos, como en el US Open en el que defendía el título, habrá que ver que decisión toma la ex número uno luego de una temporada llena de emociones.