El US Open sigue con la baja de las principales estrellas del circuito. El 2021 está siendo uno de los años más lamentables en lo que a lesiones y bajas se refiere y se recordará más por las figuras que tuvieron que cancelar participaciones o, directamente, retirarse de lo que queda del año.

A las ausencias de Roger Federer, Rafael Nadal y Dominic Thiem (los tres no competirán en lo que resta del año), el US Open tampoco tendrá la participación estelar de Serena Williams. La estadounidense, a un mes de cumplir cuarenta años, se perderá el último major del calendario por una lesión muscular.

“Después de hablar y seguir las indicaciones de mi equipo médico, he decidido retirarme del US Open para permitir que mi cuerpo se recupere por completo de undesgarro en el tendón de la corva. Nueva York es una de las ciudades más emocionantes del mundo y uno de mis lugares favoritos para jugar. Extrañaré ver a los fanáticos, pero animaré a todos desde lejos. Gracias por el apoyo. Los veré pronto”, comunicó la ex número uno del mundo.

De esta forma, la ganadora en seis oportunidades del torneo (la primera en 1999), difícilmente alcance el récord de 24 títulos de competiciones de Grand Slam que ostenta la australiana Margaret Court desde 1973. Serena, la menor de las hermanas Williams, deberá tomar reposo y hay dudas sobre como volverá al circuito.

El último grande que ganó fue en 2017, cuando levantó el trofeo en el Abierto de Australia. Luego, disputó la final del US Open y de Wimbledon tanto en 2018 como en 2019, pero perdió todas, negándose, de esa forma, el ansiado logro de ser la máxima ganadora en ese rubro.

Para tomar dimensión de la nueva que se acerca, hay que remontarse a 1997 para encontrar el primer US Open que no contara con la presencia de Williams, Federer o Nadal. Una auténtica renovación se avecina en el mundo del tenis.