Novak Djokovic no trató de guardar sus emociones en la cancha el sábado, como lo hizo en sus dos primeros partidos del Abierto de Estados Unidos. En cambio, lo soltó todo, golpeándose el pecho o burlándose con un puño levantado para celebrar el éxito, señalando su oreja para pedirle a la multitud que hiciera ruido.

Este era el Djokovic al que todo el mundo está  acostumbrado; sí, ganando en la etapa de Grand Slam, por supuesto, como siempre lo hace en esta temporada mágica, pero también animado y metido en ella, animando a los espectadores a que se unan a él para el paseo en su camino hacia la historia del tenis.

Dando un paso más en su intento por completar el primer Slam del año calendario por un hombre en más de medio siglo, Djokovic avanzó a la cuarta ronda en Flushing Meadows por 14a aparición consecutiva, regresando para vencer a Kei Nishikori 6-7 ( 4), 6-3, 6-3, 6-2.

Djokovic, un serbio de 34 años, ahora tiene marca de 24-0 en los cuatro eventos más importantes del deporte esta temporada, después de haber ganado el Abierto de Australia en febrero, el Abierto de Francia en junio y Wimbledon en julio. El último hombre en jugar 4 de 4 en los majors fue Rod Laver en 1969; Steffi Graf fue la última mujer, en 1988.

Después de eliminar a un par de oponentes sin experiencia en el puesto 121 y 145, Djokovic se enfrentó a alguien con un currículum mucho mejor en Nishikori, quien fue el subcampeón en el Abierto de Estados Unidos de 2014 y ha llegado al No. 4.

Ahora jugará con el comodín Jenson Brooksby, quien superó al 21 ° preclasificado Aslan Karatsev en cinco sets para convertirse, a los 20 años, en el estadounidense más joven en los octavos de final del US Open desde Andy Roddick en 2002.

Si gana cuatro partidos más la semana que viene, Djokovic también ganaría su trofeo Slam número 21 en su carrera,rompiendo la marca masculina que actualmente comparte con Roger Federer y Rafael Nadal.

Así que Djokovic, cabeza de serie número uno, logró evitar la oleada de sorpresas que golpeó el torneo, pero la mujer cabeza de serie, Ash Barty, no lo hizo.

 

La mayor sorpresa de la jornada

Ash Barty, un día después de que la campeona defensora Naomi Osaka y dos de los cinco mejores, Stefanos Tsitsipas y Andrey Rublev fueran derrotados, Barty desperdició una gran ventaja en el set final y perdió ante Shelby Rogers, 43 ° clasificado de los EE. UU. 6-2, 1-6 , 7-6 (5) el sábado por la noche.

Rogers fue cuartos de final en Nueva York hace un año, mientras que Barty posee títulos del Abierto de Francia en 2019 y Wimbledon en julio, pero nunca ha pasado de la cuarta ronda en Flushing Meadows. No lo podía creer.

Al llegar a este partido, Barty tenía marca de 5-0 contra Rogers y luego subió dos quiebres en 5-2 en el tercer set. Rogers se  mostró muy conmocionada.

Otros que avanzaron a la cuarta ronda

Otros jugadores que avanzaron incluyeron al subcampeón de WimbledonMatteo Berrettini y el No. 13 Jannik Sinner, que le dieron a Italia un par de hombres en la cuarta ronda del US Open por primera vez en los 140 años de historia del evento, junto con el estadounidense Reilly Opelka, el número 22. y el sudafricano Lloyd Harris, quien venció al séptimo preclasificado Denis Shapovalov en sets seguidos.

En la acción femenina, la medallista de oro olímpica femenina Belinda Bencic, la campeona del US Open 2019 Bianca Andreescu, la campeona del Abierto de Francia 2020Iga Swiatek y la dos veces finalista de Major, Karolina Pliskova, alcanzaron la cuarta ronda.