Novak Djokovic va mostrando su mejor nivel en Wimbledon y eliminó a Kevin Anderson en la segunda ronda del certamen. El número 1 del mundo lo derrotó por 6-3, 6-3 y 6-3 en la reedición de la final de 2018 en el césped londinense.

El serbio redujo el potente saque de Anderson, que tan solo logró once saques directos y ganó un 68 % de puntos con el primer servicio y un 41 % con el segundo. Incluso le mejoró en golpes ganadores (25 a 24) y produjo una insólita cifra de seis errores no forzados.

La superioridad de Djokovic en el All England Club es muy amplia: suma 16 victorias seguidas en el torneo. No pierde desde la edición de 2017 contra el checo Tomas Berdych. Un punto a favor parara el serbio fue su estabilidad en el césped. El anterior partido, el tenista, se resbaló 3 veces durante el encuentro, pero esta vez, para fortuna de su juego, no cayó al piso. Recordemos que Serena Williams y Adrian Mannarino se retiraron del certamen por las lesiones que le provocaron las caídas.

"Fue un partido casi perfecto, espero que mi entrenador esté de acuerdo con eso", expresó, entre risas, Djokovic. El serbio es el campeón defensor del torneo (el año pasado no se jugó por el Covid-19) y buscará un sexto Wimbledon y alcanzar un histórico vigésimo título de Grand Slam.

Como consecuencia de la victoria se enfrentará en tercera ronda contra el ganador del duelo entre el italiano Andreas Seppi y el estadounidense Denis Kudla.