La japonesa Naomi Osaka es una de las mejores tenistas de este tiempo. Con apenas 23 años, la actual número 2 del mundo ya tiene en su haber cuatro títulos Grand Slam. Sin embargo, durante el desarrollo del Roland Garros de este año, habló de las presiones y de la incomodidad que le generan las conferencias de prensa.

A tal punto, decidió poner un freno a su actividad deportiva para reponerse mentalmente de la situación de stress que vivía. Recién apareció durante la ceremonia inaugural de los Juegos Olímpicos en la que fue la encargada de encender el pebetero en su país natal.

De vuelta en el circuito, la tenista dio una conferencia de prensa vía Zoom, en el marco del Masters 1000 de Cincinatti. Y la japonesa se quebró tras responder una pregunta y comenzó a llorar. Visiblemente emocionada, no pudo continuar contestando la requisitoria, que fue suspendida por unos minutos.

Antes, la tenista prometió donar el premio que recibirá del torneo de Cincinnati a las víctimas del terremoto ocurrido en Haití, país del cual posee vínculos por sus antepasados.

"Estoy a punto de jugar un torneo y daré todo el dinero del premio para ayudar a Haití. Sé que la sangre de nuestros antepasados ​​es fuerte, seguiremos levantándonos. Realmente duele ver toda la devastación que está ocurriendo, y siento que realmente no podemos tomar un descanso", expresó

Finalmente, una pregunta de un periodista local que hacía referencia a su malestar por las conferencias de prensa, pero como ella las usaba para tocar otros temas, terminó de quebrar a Osaka

“Algo tenía que hacer por mí misma. Y, más que nada, me sentí como si estuviera encerrada en mi casa por un par de semanas y me avergonzaba un poco porque no sabía si la gente me estaba mirando de una manera diferente, más de lo que solían hacer antes. Pero creo que lo que más me abrió los ojos fue ir a los Juegos Olímpicos y que otros atletas se me acercaran y me dijeran que estaba muy contentos de que haya hecho lo que hice. Así que, después de eso, sí, estoy orgullosa de lo que hice y creo que era algo que tenía que hacer”, alcanzó a responder antes de emocionarse.

Osaka, finalmente, pudo terminar la conferencia de prensa unos minutos después.