Naomi Osaka, la número dos del tenis femenino, se retiró de Wimbledon por razones personales, pero estará lista para los Juegos Olímpicos de Tokio, según confirmó su agente.

La jugadora oriunda de Japón abandonó el Abierto de Francia posteriormente de su victoria en primera ronda como consecuencia de que los organizadores le impusieron una multa de 15.000 dólares y la amenazaron con expulsarla del torneo por negarse a asistir a las conferencias de prensa obligatorias posteriores a los partidos. Tras su marcha del torneo en París, los organizadores de Roland Garros defendieron haber tratado a la tenista “con cuidado y respeto”, después de haber sido acusados de un exceso de mano dura.

"Naomi no jugará en Wimbledon este año. Se está tomando un tiempo personal con amigos y familiares. Estará lista para los Juegos Olímpicos y está emocionada de jugar frente a su público", expresó su agente. Y agregó: “Se está tomando un tiempo personal con amigos y familia. Estará preparada para los Juegos Olímpicos y está emocionada por jugar ante su afición”.

Osaka fue campeona cuatro veces de torneos de Grand Slam. La tenista de 23 años, quien confirmó que padece de fobia social, explicó que las preguntas de los medios después de los partidos afectaba su bienestar emocional.

Por otra parte, la confirmación de participar en los Juegos Olímpicos despeja la duda que había sembrado en el pasado mes de mayo por la situación en la que se encuentra Japón debido a la pandemia. "Soy una deportista y mi primer pensamiento es que quiero jugar, pero como ser humano, veo que estamos en una pandemia y si la gente no está bien y no está segura, es una gran preocupación. No estoy segura de que sea lo mejor celebrar los Juegos", había expresado tiempo atrás sobre la situación epidemiológica del planeta.

“Por ahora está inscrita en el torneo y no hemos recibido la confirmación de que no vaya a participar”, dijo Sally Bolton, directora general del All England Club.