El regreso de la japonesa Naomi Osaka al circuito de la WTA se observa complejo y un episodio que en cualquier otro momento hubiera resultado menor, terminó por sacarla del torneo de Indian Wells: una espectadora le grito insultos durante el juego.

Aunque eligió volver tras sus episodios de depresión y enfrentar sus problemas, los comentarios inapropiados por parte del público la volvieron a dejar en una posición muy sensible. Afectada, rompió en llanto y reclamó que alguien haga algo. Su juego ante la rusa Veronika Kudermetova no fue el mismo desde entonces y perdió por 6-0 y 6-4.

Osaka iba perdiendo en el primer set cuando una mujer en la platea exclamó: “Osaka, apestas”. La estrella japonesa se dirigió a la juez de silla para preguntar si se podía hacer algo. Pero la umpire le explicó que no sabía quién había sido y no podía hacer nada al respecto.

Así, Osaka, que había ganado su partido de primera ronda contra Sloane Stephens en su regreso al torneo que ganó en 2018, se fue del certamen. No había competido desde enero, cuando perdió en 16vos del Abierto de Australia. El año pasado apenas disputó un puñado de eventos.

Más tarde, Osaka habló con el público, también entre sollozos. “Para ser sincera, me han gritado antes, y no me importó mucho, pero que me griten aquí... Vi un video de Venus y Serena (Williams) insultadas aquí, si no lo han visto deberían hacerlo. No sé por qué, pero me afectó y pensé mucho en esoo. Intento no llorar, pero no puedo”, dijo Osaka desconsolada.

Las hermanas Williams fueron increpadas por aficionados en Indian Wells en 2001. Su padre dijo que había recibido insultos racistas. Las dos hermanas boicotearon el torneo durante 14 temporadas, hasta que decidieron regresar.

La ex número 1 del mundo (actualmente en el puesto 78), dijo que sufre problemas de depresión desde que ganó el Abierto de Estados Unidos en 2018, justamente en una controvertida final contra Serena Williams. El año pasado se retiró de Roland Garros por razones de salud mental. Por entonces, se negaba a participar de ruedas de prensa, algo que es obligatorio para las jugadoras de la WTA.