Una de las revelaciones del circuito es Rafa Nadal. No porque sorprenda su nivel siendo uno de los mejores jugadores de la historia, sino por su rendimiento esta temporada a los 36 años luego de transitar una lesión que lo tuvo de baja el año pasado y que en Roland Garros lo ha obligado a jugar infiltrado.

El español, que ya ha ganado el Abierto de Australia y el Abierto Francés, se prepara para jugar Wimbledon y las dudas por su presencia fueron disipadas al brindar una conferencia de prensa en la que anunció su estado luego del tratamiento al que se sometió para aplacar los dolores en su pie.

"Lo que se hizo en Barcelona, que estuve dos veces no es una cosa 100% inmediata pero sí se notan inmediatamente cambios. De alguna manera me ha bajado el dolor articular que no me dejaba apoyar. Se sienten cosas. Pero en unas semanas todo se reorganiza. Estoy contento. Llevo una semana sin estar cojo", declaró.

Esto lo llevó a poder entrenar, primero sobre arcilla (cancha lenta para no desgastar el físico) y luego en su Mallorca natal, en el Country Club de dicha ciudad donde sus canchas de césped tienen condiciones muy similares a las del All England Lawn Tennis, hogar del tercer Grand Slam del año. Así, Rafa confirmó que estará en Londres.

"Mi intención es jugar Wimbledon. El tratamiento y la semana de entrenamiento me dan esperanzas, y no iría si no tuviera intención de jugar. Viajaré, jugaré una exhibición en Hurlingham y realizaré una semana de entrenamientos a ver si es posible", afirmó ante su regreso al césped inglés luego de tres años.

En cuanto a sus expectativas, el gran ganador de lo que va de la temporada prefiere el perfil bajo y resguardarse en la poca lógica que tiene la superficie verde en el circuito, protagonista de muchas sorpresas tanto en Wimbledon como en otros torneos como Queen's, Stuttgart, Halle o 's-Hertogenbosch.

"El tenis es un deporte bastante imprevisible. Se ha vivido una época con las cosas un poco previsibles porque en los últimos años han luchado por los torneos importantes tres o cuatro jugadores pero no es lo lógico. Recordemos que en Hertogenbosch había ganado alguien que no había ganado un partido. Pasan cosas más inesperadas. Es la temporada más corta del año, Wimbledon es el torneo con menos referencias", explicó en la previa del campeonato inglés.