En una declaración por correo electrónico este sábado, la WTA dice que el CEO Steve Simon ha intentado comunicarse con Peng "a través de varios canales de comunicación", incluidos dos correos electrónicos "a los que estaba claro que sus respuestas fueron influenciadas por otros". Por lo tanto, Simon ha "decidido no volver a comprometerse por correo electrónico hasta que esté satisfecho de que sus respuestas eran suyas y no las de sus censores".

"La WTA sigue preocupada por su capacidad para comunicarse libre, abierta y directamente", concluye el comunicado. Peng, una de las estrellas deportivas más reconocidas de China, acusó públicamente al exviceprimer ministro Zhang Gaoli de obligarla a tener relaciones sexuales en su casa, según las capturas de pantalla de una publicación en las redes sociales eliminada desde entonces con fecha del 2 de noviembre.

Tras la acusación, Peng desapareció de la vista del público, lo que provocó que varios jugadores de tenis expresaran preocupación en las redes sociales, utilizando el hashtag #WhereIsPengShuai, que se hizo viral por varios días en los que no hubo noticias de la deportista.

El 21 de noviembre, el Comité Olímpico Internacional (COI) dijo en un comunicado que su presidente, Thomas Bach, tuvo una videollamada de 30 minutos con la tres veces olímpica Peng, acompañada por un funcionario deportivo chino y un funcionario del COI.

El comunicado decía que, durante la llamada, Peng parecía estar "bien" y "relajada", y dijo que "le gustaría que se respetara su privacidad". El COI no explicó cómo se había organizado la videollamada con Peng. Sin embargo, Human Rights Watch (HRW) ha criticado el papel del COI en la colaboración con las autoridades chinas en la reaparición de Peng Shuai, acusándolo de encubrir la verdadera situación.

En cuanto al ex vicepresidente Zhang, este ha mantenido un perfil bajo y se ha desvanecido de la vida pública desde su retiro en 2018, y no hay información pública relacionada con su paradero actual, menos desde la acusación de la tenista

Antes de retirarse como viceprimer ministro, Zhang fue el jefe de un grupo de trabajo del gobierno chino para los Juegos de Beijing. En el cargo, inspeccionó las sedes, visitó a los atletas, desveló los emblemas oficiales y celebró reuniones para coordinar el trabajo de preparación.

Zhang se reunió previamente con Bach, el presidente del COI que mantuvo una videollamada con Peng, en al menos una ocasión, y los dos fueron fotografiados juntos dándose la mano en la capital china en 2016, por lo que el contacto entre ambos está documentado.