El Open de Australia está a la vuelta de la esquina y todavía no sabemos si alguno de los miembros del 'Big Three' participarán. De momento, Roger Federer es baja segura por lesión, y Rafa Nadal y Novak Djokovic son duda por diferentes motivos.

El serbio sigue estirando el chicle y no confirma si se ha vacunado o no, de manera que su presencia en Melbourne peligra, sobre todo si al final renuncia a la ATP Cup, como se había rumoreado en los últimos días.

Nadal, por su parte, está vacunado con la pauta completa desde hace meses, pero su contagio tras participar en la exhibición de Abu Dhabi ha retrasado su preparación, ya muy justa tras recuperarse la lesión en el pie que le hizo perderse la segunda mitad de la temporada.

En definitiva, que el primer Grand Slam de la temporada se puede encontrar con un problema serio si al final ninguno de los tres tenistas más laureados de la historia viaja a Melbourne en los próximos días, algo que reconoce el jugador australiano más mediático.

"Si no están los tres, es un desastre. Es un desastre absoluto para los aficionados y para la gente que disfruta del tenis" dijo Nick Kyrgios al periódico 'The Age'.

Dejando atrás sus rencillas con Djokovic, y sobre todo con Nadal, a quien ha faltado el respeto en reiteradas ocasiones, el australiano ha dejado muy claro que espera que puedan competir en Melbourne por el bien del tenis.

"Espero que hayan tenido unas buenas Navidades y espero que sean capaces de jugar en este deporte el mayor tiempo posible, porque ya he expresado antes que creo que Federer, Nadal y Djokovic necesitan seguir jugando", reiteró el chico malo del tenis mundial.

"Sí, obviamente es una buena oportunidad para que algunos de los chicos más jóvenes lleguen y tengan un impacto, pero, en general, necesitamos que formen parte del deporte" zanjó Kyrgios.

Recordamos que, además de Federer, en los últimos días se han conocido ausencias de campeones de Grand Slam como Dominic Thiem, Serena Williams, Bianca Andreescu o Stan Wawrinka.

Kyrgios, uno de los favoritos del público en Melbourbe Park, no ha jugado desde finales de septiembre debido a problemas en la rodilla, cayendo al puesto 93 del ranking, lo que le ha dejado fuera de la competición con el equipo australiano para la Copa ATP de apertura de temporada en Sydney.

El jugador de 26 años empezará su temporada 2022 en un evento ATP 250 en Melbourne la próxima semana y el miércoles recibió una wild card para el Sydney Tennis Classic de la semana siguiente.