El kazajo Alex Bublik intentó ocho saques sorpresa y, de igual manera, perdió el partido. El tenista de 24 años utilizó una estrategia poca habitual en el circuito.

El kazajo, que había perdido el primer set por 6-1, intentó sorprender al italiano Lorenzo Sonego para quedarse con el segundo set. Intentó ocho veces un saque por abajo y solamente una vez pudo lograrlo.

El kazajo, oriundo en Rusia, se destaca por ser un tenista que solamente juega para ganar dinero. "Odio el tenis con todo mi corazón. Para ser honesto, no veo nada positivo en ser tenista. Es difícil ser un profesional, jugar todos los días, siempre con nuevos rivales, aunque tengas dolores por todas partes. Incluso si te divorcias, si te separas de tu novia, tienes que jugar y si pierdes todos te preguntan por qué perdiste. Esta es la parte del tenis que odio”, declaró el año pasado.

Bublik se dispuso a poner la pelota en juego cuando sorpresivamente pasó la raqueta entre sus piernas y dejó caer la bola. Antes de que toque el suelo la golpeó con un movimiento similar a la Gran Willy. Su rival quedó inmovilizado por la maniobra, pero para su fortuna, la bola picó afuera de los límites. Durante el partido repitió esa maniobra en ocho ocasiones, no siempre con el mismo movimiento. En varias ocasiones, encorvando su cuerpo y tirando desde abajo buscando la distracción de su oponente. El tenista Kasajo tiene un tatuaje especial en su cuerpo: “Es un esqueleto que tiene una pelota de tenis en la mano. Me refresca la memoria que debo aguantar este deporte todos los días”, explicó.

Como consecuencia de esta derrota, Bublik, ubicado en el puesto 39 del ranking de la ATP, se despidió en octavos de final del Torneo de Eastbourne al caer por 6-1 y 7-5.