Uno de los últimos torneos importantes del circuito tenístico abrió sus puertas. Se trata de Indian Wells, el Masters 1000 que se juega en California, Estados Unidos, en el cual ya comenzó la primera ronda con un puñado de partidos antes de que comience la acción de los candidatos.

Y Andy Murray, ganador de tres títulos de torneos de Grand Slam, que fue invitado al torneo con una Wild Card tras retornar al circuito esta temporada, ya sufrió un importante contratiempo antes de su debut contra Adrian Mannarino por la primera ronda.

El escocés se retiraba de su entrenamiento y al subir al vehículo que lo transportaba al hotel, se dio cuenta que se había dejado sus zapatillas en el predio. Pero eso no es lo peor, sino que en dichas zapatillas tenía anudado su anillo de bodas, lo cual siempre hace ya que le molesta para jugar.

Después de muchos momentos incómodos y varias llamadas al personal del complejo, hubo final feliz para el ex número uno del mundo, ya quetanto calzado como anillo aparecieron sin problemas, lo cual facilitó que el tenista pudiera bromear con la situación en sus redes sociales,

Murray enfrentará por la primera ronda al francés Adrian Mannarino y, de ganar y avanzar a segunda ronda, deberá medirse con una de las revelaciones del circuito, el español Carlos Alcáraz, último cuartofinalista del US Open.