Si se habla de tenis en República Dominicana, es muy difícil que no se escuche el nombre de Víctor Estrella Burgos, una de las revelaciones más sorpresivas del circuito tenístico en los últimos años dejando en lo más alto la bandera nacional.

Estrella tuvo su aparición en los grandes torneos de la ATP a una edad tardía, lo que hizo que se ganara el reconocimiento del público y los expertos. Con 33 años ingresó por primera vez al Top 100. y con 35 ganó su primer título que le valió estar entre los cincuenta mejores del mundo.

Además, entre 2014 y 2015 logró ser el primer dominicano en participar de un cuadro principal de un torneo de Grand Slam, tras clasificar de forma directa a Roland Garros. Entre esos años, logró sus mejores rendimientos al alcanzar segunda ronda en todos y tercera ronda en US Open.

Su carrera se extendió hasta 2019, luego de ganar tres títulos, todos en el ATP 250 de Quito, en el que fue tricampeón entre 2015 y 2017. Durante su última temporada se dedicó a participar en torneos Challenger, y justamente en el de Santo Domingo puso fin a su carrera.

Pero los puntos sumados en ese año, todavía perduran, ya que debido a que por el receso producido por la pandemia de Covid-19 que afectó a todo el mundo tenístico, muchos rankings se congelaron y muchos puntos de 2019 todavía son contabilizados, ya que en 2020 no se pudieron defender.

Por lo tanto, con 41 años y dos años fuera de las canchas profesionales, Víctor Estrella todavía posee su lugar en el ranking de la ATP, en el que se ubica en el puesto 1015 con 11 puntos producto de los seis torneos que jugó en su último año.

De esta forma, es el sexto jugador quisqueyano mejor rankeado, tras Roberto Cid (285°), Nick Hardt (356°), José Hernández-Fernández (502°), Peter Bertrán (771°) y José Olivares (890°), que son los nacionales activos que continúan en el circuito.