Era una difícil misión, pero siempre hubo esperanza. El equipo dominicano de Copa Davis no pudo ante su par de Túnez en el duelo por el Grupo Mundial II de la máxima competición tenística a nivel equipo internacionales.

Por el quinto punto de la serie, luego del triunfo de Roberto Cid Suverbi ante Aziz Ouakaa que igualó el marcador tras la derrota del dobles en el primer turno, estaba todo dado para que Nick Hardt pudiera hacer historia y volviera a meter al país en el Grupo Mundial I, al que Dominicana tenía asegurado estar en 2022 por ranking, siempre y cuando venciera a los africanos.

El encuentro comenzó parejo, con cada uno sabiendo de la importancia del partido y cuidando su servicio. Pero fue Dougaz quien, con el partido 3-2 a su favor, quebró el saque del dominicano y encaminó el set para llevárselo por 6-3.

La ventaja le dio la confianza necesaria al tunecino que empezó a jugar con la desesperación de Hardt que perdió la precisión que tuvo en los partidos anteriores, sumado al cansancio de la serie, ya que este era su tercer encuentro en dos días. Eso lo llevó a ceder su saque en dos oportunidades en el segundo set.

Pudo remontar un quiebre cuando Dougaz sacaba para partido estando 5-3, pero en la siguiente oportunidad, no hubo milagro de una remontada y Túnez ganó el encuentro 6-3 6-4 para llevarse la serie 3-2 y acceder a los playoff para el ascenso al Grupo Mundial I de cara a 2022.

Por el lado dominicano, queda esperar por un recambio en la plantilla, ya quetodos los partidos lo disputaron solamente Hardt y Cid. Y en un nuevo formato como este, en el que la actividad se desarrolla en apenas dos días, el desgaste se nota.