Finalmente, después de días de polémica, el juez Anthony Kelly ha fallado en favor del tenista serbio en la lucha ante el Gobierno local por deportarle al no estar vacunado y no haber, según ellos, presentado las suficientes previas para tener una exención médica.

Su padre, Srdjan, brindó una charla a la prensa en la que comunicó el estado del tenista una vez cumplida su liberación. Junto a él,estaban su esposa Dijana, Djordje Djokovic, hermano del tenista, y su tío Goran Djokovic. El hermano del jugador ha confesado que su hermano se ha ido a entrenar nada más conocer su libertad para poder recuperar el tiempo perdido.

Novak, si no lo impide el ministro de Inmigración, Alex Hawke, estará el jueves en el sorteo del cuadro del primer torneo de Grand Slam, donde aparecerá como primer favorito, a pesar de los obstáculos que ha tenido que superar en los últimos días.

Djokovic ha inmortalizado el histórico momento en sus redes sociales acompañado por su entrenador croata Goran Ivanisevic, el preparador físico italiano, Marco Panichi, y su fisioterapeuta argentino, Ulisés Badio.

De igual forma, ha expresado su satisfacción por la decisión del juez Anthony Kelly. "Estoy muy satisfecho de la resolución tomada. A pesar de todo lo que ha pasado, quiero quedarme y jugar el Open de Australia. Ese es mi objetivo. Quiero competir en uno de los grandes torneos del calendario y delante de los aficionados".