Angelique Kerber firmó este martes su regreso triunfal a semifinales de Wimbledon, donde la campeona de 2018 llega acompañada de tres novatas en esas alturas del torneo londinense: la número uno del mundo, Ashleigh Barty, la veterana Karolina Pliskova y la ambiciosa Aryna Sabalenka.

La jornada de este martes permitió asimismo el pase a cuartos del polaco Hubert Hurkacz (18º del mundo) tras su victoria ante el ruso Daniil Medvedev (2º) en un duelo de octavos que no pudo concluir la víspera. Ahora le espera Roger Federer por un puesto en semifinales.

A sus 33 años, Kerber parece renacida en Wimbledon, donde conquistó en 2018 su tercer título de Grand Slam (tras el Abierto de Australia y el US Open de 2016). Eliminada en segunda ronda en 2019, la alemana derrotó este martes a la checa Karolina Muchova (22ª) 6-2, 6-3.

Su regreso entre la élite mundial choca aún más por cuanto había caído en primera ronda en el Abierto de Australia en febrero y de nuevo en Roland Garros en junio.

"Lo que marca la diferencia es la hierba... y ustedes el público", lanzó hacia los espectadores de la Pista N.1.

"Pasé por momentos muy complicados, no jugué bien los últimos meses. Y ahora gano: la semana pasada en casa (Bad Hombourg) y ahora vuelvo a jugar bien aquí", confesó.

Pero para llegar más lejos deberá superar a una Barty que también adora el césped y que llega con hambre tras haberse despedido de Roland Garros en 2ª ronda por abandono a causa de un dolor en la cadera.

Este martes barrió a su compatriota Ajla Tomljanovic (75ª) 6-1, 6-3 y accedió así a su primera semifinal en el All England Lawn Tennis Club.

"Es un sueño... Valoro cada minuto que paso aquí", dijo Barty.

Barty, de 25 años, quedó eliminada en octavos en Wimbledon en 2019, unas semanas después de su título en Roland Garros, el único Grand Slam en su vitrina por el momento.