Andy Murray es uno de los tenistas mas relevantes de los últimos años. El escocés, referente británico en la disciplina, puso a su país en lo más alto por primera vez en muchísimos años sin que Gran Bretaña tuviera un tenista ganador de un torneo de Grand Slam o número uno del mundo.

Ahora, su lucha se basa en regresar a su nivel tras sufrir una lesión de cadera que le impidió ser el de antes al punto de casi retirarlo. Pero también, en medio de se regreso, tiene tiempo para seguir luchando contra otra cuestión por la que es ferviente defensor: la lucha contra la violencia de género y la desigualdad.

En la conferencia de prensa del ATP de San Diego, donde se encuentra en segunda ronda, Murray fue consultado sobre el caso de Alexander Zverev. La ex novia del tenista, Olga Sharypova, lo acusó a fines de 2020 por maltrato doméstico. Las declaraciones siguieron durante el presente año en varias oportunidades y la mujer llegó a declarar en entrevistas, que sufrió golpes, amenazas y hasta un intento de asesinato del alemán.

La situación no salió en los grandes medios, solo las constantes negativas del tenista. Incluso, Zverev nunca detuvo su participación en los torneos, al punto de que pudo ganar la medalla dorada olímpica en Tokio y el Masters de Cincinnati, por ejemplo. Esto se debe a que la ATP no tiene una política que investigue el abuso sexual o la violencia doméstica por parte de sus jugadores.

Por lo tanto, Murray respondió que desde la organización deberían ser más activos en estas cuestiones: "Parece como si lo de Zverev fuera tabú. Creo que ATP tiene que hacer algo al respecto, ser más pro activa en este asunto. No es una situación buena para nadie. Las cadenas de televisión también deberían hablar sobre esta situación. Yo concretamente no sé qué haría pero creo que esta cuestión se hizo larga y no parece tener una solución"

El escocés, ganador de Wimbledon y de dos medallas doradas en Juegos Olímpicos, es un activo defensor de la igualdad con la mujer, lo que demuestra siempre que puede. Por ejemplo, luego de ganar Wimbledon por primera vez, contrató como entrenadora a Amelie Mauresmo, ex número uno del ranking femenino, lo que le valió una ola de críticas. Murray siempre respondió: "Estoy a favor de la igualdad de oportunidades; si eso es ser feminista entonces podría decir que lo soy".

El caso de Zverev sigue siendo investigado por la Justicia, pero la única consecuencia que tuvo el tenis fue la de salir de Team 8, la agencia que lo representaba. Team 8 fue fundada por Roger Federer y tiene entre sus clientes a Grigor Dimitrov, Juan Martín del Potro y Coco Gauff.

Ante esto, el suizo fue consultado en su momento y no quiso dar detalles al respecto: "Lo que he oído es que Sascha quería empezar de cero, y la agencia quería eso, no estoy seguro. Me alegra cuando a Zverev le va bien, y sobre lo de las acusaciones, eso es una cosa super privada de la que no quiero hablar. No quiero hablar de este tema, además, ¿quién soy yo para hablar meses después para comentarlo? No me siento nada cómodo hablando de ello".