Los lanzadores del conjunto mexicano llevan 29 entradas consecutivas sin permitir carreras, superando el récord previo de 26 entradas consecutivas sin permitir carreras, que estaba en manos de los Leones de Caracas desde 1982.

La racha inició el pasado sábado 29 de enero en el partido frente a los Navegantes del Magallanes representantes de Venezuela, aunque fueron derrotados, los Charros no permitieron carreras en sus últimas dos entradas.

En su siguiente partido el domingo 30 de enero, los Charros de Jalisco blanquearon a los Caimanes de Barranquilla representantes de Colombia, ganando el partido 1 por 0 y consiguiendo su primera victoria del torneo. De esta forma sumaban 11 entradas sin permitir libertades.

Frente a los Criollos de Caguas representantes de Puerto Rico fue la misma receta, los de Jalisco dominaron a su antojo la novena boricua, nueve entradas sin anotaciones nuevamente, sumando 20 entrada sin permitir anotaciones. El conjunto colocó su récord en 2-2.

Esta tarde otorgaron su tercera blanqueada consecutiva, esta vez frente los Astronautas de Los Santos representantes de Panamá. El partido culminó 1 por 0 y los Charros aseguraron su pase a la siguiente ronda. Con esta blanqueada, los Charros sumaron 29 entradas consecutivas sin permitir anotaciones y colocaron su récord en 3-2.

Los charros que habían perdido sus primeros dos partidos, terminaron ganando los últimos tres, guiados por su tremendo pitcheo que los mantuvo vivos ante su baja ofensiva.  Cuentan con unaefectividad de 1.64 y un WHIP de 1.20 en 44 entradas lanzadas, en ambos casos los mejores del torneo. La racha de entrada sin permitir carreras sigue activa y queda esperar el desenlace de la novena mexicana.

Para saber contra quienes se enfrentarán mañana en las semifinales, les toca esperar el desenlace del ultimo partido de la jornada de hoy, si ganan los Navegantes del Magallanes, les tocará enfrentarse a los Caimanes de Barranquilla por su pase a la final, de ganar los Gigantes del Cibao, les toca enfrentarse a la novena dominicana.