Gracias a las películas, los programas de televisión y la cultura popular, a menudo se piensa que la mayoría de los apostadores viven un estilo de vida lujoso. Que siempre están ganando y hacen que apostar parezca fácil. Si bien existen algunos apostadores que son exitosos, pero son una minoría. Si cree que se hará rico de la noche a la mañana, se está preparando para la decepción. 

Suerte y aleatoriedad 

Los nuevos apostadores necesitan saber en qué se están metiendo antes de hacer su primera apuesta. No hay forma de endulzarlo:apostar es difícil. La razón principal es que, en esencia, los juegos de azar implican una gran cantidad de suerte y aleatoriedad. Si está jugando al póquer en un casino, sus posibilidades de ganar están determinadas en gran medida por las cartas que reparte el crupier. Podrías obtener una gran mano, podrías obtener una pésima mano, estás a merced de la suerte. Si está jugando a la ruleta, puede elegir rojo, negro o un número específico, pero el resultado no está determinado por la habilidad, sino por cómo rueda la bola a lo largo de la rueda. A veces la suerte se abre camino, a veces no. 

La suerte se amplifica aún más cuando se trata de apostar en deportes. Esto se debe a que, a diferencia de una baraja de cartas o una mesa de ruleta, las apuestas involucran un elemento humano. Todos sabemos que los humanos cometemos errores. Si está apostando en un deporte individual como el tenis, cuenta con que una persona juegue mejor que la otra. Pero cuando apuestas en deportes de equipo, confías en varios jugadores (cinco, diez, veinte o más) para trabajar juntos de manera eficiente hacia la victoria. Estás cruzando los dedos para que jueguen bien ese día y que su oponente no. Pero, ¿y si un jugador se distrae con algo de su vida personal? ¿Qué pasa si se quedó despierto hasta tarde la noche anterior y no durmió bien? ¿Y si juega con una lesión? Incluso si está 100 por ciento saludable y su mente está enfocada, todavía puede cometer errores. 

Hay innumerables otras variables en juego que hacen o deshacen una apuesta. Una pelota de béisbol puede salir de foul por una pulgada. El viento puede empujar un gol de campo de par en par a la izquierda. Una pelota de baloncesto puede estar casi adentro y rebota y sale.Un árbitro puede hacer una llamada incorrecta que arruine el juego para un equipo y lo gane para el otro.  

Por estas razones y muchas más, no existe tal cosa como una garantía cuando se apuesta en deportes. Cualquier cosa puede suceder. Es una de las principales razones por las que apostar es tan emocionante, pero también puede ser tan frustrante. Puede hacer cero investigaciones sobre un juego, lanzar una moneda y apostar ciegamente a un equipo y puede ganar. Puedes pasar todo el día analizando un enfrentamiento, estudiando todos los ángulos posibles, analizando cada estadística y haciendo la elección perfecta, y aun así podría perder. Nadie tiene una bola de cristal. Por eso se llama apostar. 

La casa siempre gana 

Si apostar fuera fácil, los casinos quebrarían. Todos los Jugadores dejarían sus trabajos diarios y vivirían como reyes. Hay una razón por la cual Las Vegas gana millones y millones cada año. Es un cliché, pero cierto: la casa siempre gana. 

No solo aprovechan la suerte y la aleatoriedad de las apuestas, sino que también tienen una ventaja incorporada sobre los apostadores. Esto se conoce popularmente como"la ventaja de la casa" o el valor esperado. Es una fórmula matemática que muestra la ganancia promedio que la casa puede obtener en cada apuesta para cada juego. En pocas palabras, las reglas del juego hacen que las probabilidades estén en contra de los apostantes incluso antes de que comiencen. 

Las casas de apuestas deportivas ganan principalmente debido a la comisión 

En los círculos de apuestas deportivas, la casa siempre gana, aunque por razones ligeramente diferentes. Si ha visto suficientes juegos como apostador, es difícil no pensar que Las Vegas como que lee la mente y conoce el resultado de cada juego de antemano. A menudo, encenderá un juego al final del último cuarto y verá que el puntaje es24-21. Comprueba cuál fue la línea y efectivamente, fue -3

Sin embargo, la razón principal por la que las casas de apuestas deportivas tienen una ventaja no es porque sean más inteligentes que el apostador promedio y establezcan líneas difíciles de superar. Claro, eso juega a su favor, pero no es la única razón por la que siempre salen ganando. Después de todo, cuando se trata de apostar, siempre tiene un 50 por ciento de posibilidades de ganar si apuesta en la línea de dinero (significa que la línea esta pareja para ambos lados como ejemplo -120, -120. Un lado tiene que ganar y el otro tiene que perder. Si está apostando por el diferencial de puntos siempre puede empatar, pero en ese raro caso, le devuelven su dinero; no pierdes tu apuesta.  

La razón principal por la que las casas de apuestas ganan tanto dinero es porque pueden cobrar una comisión del 10 por ciento o más en todas sus apuestas. Eso es lo que proporciona una ventaja tan masiva y los hace tan rentables, no el hecho de que establezcan líneas perfectas o parezcan predecir el resultado de antemano.  

Ya sea en la ruleta, los dados, el póquer o las apuestas deportivas, el objetivo de la casa es hacer que los apostantes sigan apostando. Podrían ganar su primera apuesta. Podrían tener una buena racha. Pero cuanto más tiempo sigan jugando, mayor será la probabilidad de que empiecen a perder. Esta es la razón por la que los casinos ofrecen bebidas gratis y salas de cortesía. Quieren que te quedes y sigas apostando porque saben que la ley de los promedios está a su favor. 

El punto de equilibrio 

Las probabilidades están en contra de los apostadores y la casa siempre gana. Pero eso no significa que sea imposible ganar dinero apostando en los deportes. Simplemente significa que debemos ajustar nuestras expectativas y establecer metas realistas. ¿Cuál es el punto de equilibrio para los apostantes? ¿Necesitan ganar el 50,1 por ciento de sus apuestas para obtener ganancias? ¿Cuál es el número mágico por el que deberían luchar? 

Comencemos con un ejemplo simple. Digamos que haces dos apuestas de la NBA, la primera a los Chicago Bulls tomando siete puntos (+7) y la segunda a losLos Angeles Clippers tomando también siete puntos (+7). Si ganas uno y pierdes el otro, eso significa que estás en el punto de equilibrio, y no pierdes nada ¿no? Equivocado. Tienes que recordar que todas las apuestas incluyen la comisión de la casa de apuesta. Entonces, asumiendo la comisión estándar de -110, si obtuvo 1-1 con sus dos selecciones, en realidad perdería dinero debido al impuesto en ambas apuestas. En otras palabras, tenías que arriesgar $110 para ganar $100 en ambos equipos. Un equipo gana, por lo que usted gana $ 100, además de recuperar sus $ 100 iniciales. Pero el otro pierde, entonces pierdes $110. Como resultado, a pesar de ir 1-1, perdió $10 en total. 

 Eso significa que solo necesitamos ganar el50,1 por ciento de las veces para compensar la comisión, ¿verdad? Nuevamente incorrecto. Para calcular el punto de equilibrio podemos utilizar la siguiente fórmula:el precio de la apuesta / (1 + Precio de la apuesta). Dado que la comisión es -110, esto se traduce en 1,10 / (1 + 1,10), o 1,10/2,10. Esto sale a .5238. Esto significa que, para alcanzar el punto de equilibrio, suponiendo un impuesto estándar de -110, los apostantes deben ganar el 52,38 por ciento de sus apuestas. 

El punto de equilibrio cambia según el precio de la comisión. Si un apostador en lugar de –110, paga –115 necesitaría ganar el 53,48 por ciento de sus apuestas para alcanzar el punto de equilibrio. Por otro lado, si un apostador paga impuesto de -105 en lugar de -110, solo necesitaría ganar el 51,2 por ciento de las veces para alcanzar el punto de equilibrio. Como resultado, los apostantes siempre deben buscar las casas de apuestas que ofrecen la menor comisión posible. 

Este es el número mágico que los apostantes siempre deben tener en la cabeza: 52,38 por ciento. Este es el número que estás tratando de vencer. Cualquier valor del52,39 por ciento o superior significa que está obteniendo beneficios. Para ponértelo fácil, establece un buen número redondo del 53 por ciento. Ese es tu objetivo y por lo que siempre debes esforzarte. Cualquier cosa por encima de eso es ganancias. 

¿Con qué frecuencia tiene que ganar para ser considerado un apostador profesional? 

 En términos generales, los apostadores profesionales ganan a un 55 por ciento en promedio. Si alguien gana a un 55 por ciento en el transcurso de un año, no se lo considera automáticamente bueno. Debe mantener un porcentaje de ganancias del 55 por ciento años tras año, en el transcurso de muchos años. Algunos de los mejores apostadores del mundo aciertan a un ritmo del 58 por ciento, pero es muy raro. Solo el 2.5 por ciento de los apostadores se acercan a la tasa de ganancias del 60 por ciento. 

Habrá casos en los que apuestes en un juego y que, desde el principio, el equipo que jugaste salta a una gran ventaja y navega fácilmente hacia la victoria. Hay otros momentos en los que apuestas por un equipo y luchan de un lado a otro y al final terminas ganando. Hay momentos en los que tu equipo está muy abajo al principio del juego y los descartas, pero montan una remontada tardía y ganan al final. 

Pero luego hay momentos en que sucede lo contrario. Desde el principio, el equipo por el que apuestes este perdiendo. O tu equipo lucha y lucha, pero se queda corto. O, lo peor de todo, su equipo está liderando todo el juego, pero lo arruina al final de una manera desgarradora. Apuestas a los Mets +150 y toman una ventaja de 4-0 en la novena entrada, pero luego permiten 5 carreras y pierden 5-4. Estos se llaman bad beats. A todos nos pasan, son la parte más difícil de las apuestas.  

La verdad es que ninguna apuesta es segura, no hay garantías. A veces la suerte está a tu lado, a veces no. Lo que crees que podría ser imposible a menudo termina sucediendo. Todos los apostadores deben prepararse para el aspecto emocional de las apuestas. 

Lo más importante que debes recordar es que siempre estás jugando para ganar a la larga, no solo al instante. Todos desearían poder convertirse en millonarios de la noche a la mañana, pero simplemente no funciona de esa manera. Apostar es una rutina. Tendrás días buenos y días malos. La clave es nunca dejar que los altibajos te desvíen del rumbo, manténgase siempre equilibrado. Cuando estes en buena racha, nunca eres tan bueno como crees. Cuando estas en mala racha, nunca eres tan malo como crees. Siempre estás en algún punto intermedio. Manténgase enfocado en el número mágico del 52,38 por ciento. Manténgase fiel a su plan de gestión de fondos. Nunca pierdas de vista el objetivo. No se trata de hoy o de mañana, se trata de la próxima semana, el próximo mes y el próximo año. Mantén el rumbo y piensa a largo plazo. Sea siempre disciplinado y paciente. 

Esta mentalidad lo mantendrá en el juego y lo pondrá en el camino hacia el éxito. Pero antes de que pueda entrar en el campo de los juegos de azar, hay más trabajo por hacer. Debes olvidar todo lo que sabes sobre deportes. Solo después de que te hayas deshecho de toda subjetividad, comenzarás a analizar los juegos correctamente.Esto significa abordar las apuestas con una perspectiva completamente objetiva y una mente abierta.