Las apuestas deportivas no son fáciles. Si lo fuera, Las Vegas iría a la bancarrota y los apostadores promedio dejarían sus trabajos diarios y vivirían lujosamente como millonarios.

Los apostadores experimentados saben que siempre habrá altibajos. La clave es mantener el rumbo, mantenerse disciplinado y construir constantemente tu banca de dinero en el transcurso del largo plazo.

Si es nuevo en las apuestas, aquí hay cinco errores comunes que debe evitar:

 

 

 

Hacer apuestas combinadas buscando pagos más altos

Las apuestas combinadas o Parlays como se conoce en el mundo deportivo, son los mejores amigos de las bancas deportivas. Traen la mayor cantidad de ganancias para las bancas de apuestas. Y son muy, muy tentadores para los nuevos apostadores.

Combinar dos, tres, cuatro, cinco, seis o más apuestas en una jugada combinada, ver el posible pago si ganan todas sus selecciones es divertido. Entonces, ¿por qué tener cuidado? Bueno, para empezar, las probabilidades no están a tu favor. Las apuestas combinadas no valen la pena.  Considere esto: en términos generales, las casas de apuestas deportivas "retienen" alrededor del 30 por ciento de las apuestas combinadas. Compare eso con las apuestas de un solo juego de la NFL, por ejemplo, donde la "retención" es aproximadamente el cinco por ciento, verá por qué a las casas de apuestas deportivas les encantan esas jugadas combinadas. Unos cuantos pesos aquí y allá, no es gran cosa. Pero perseguir grandes cifras es un error.

Gestión de fondos

La gestión de fondos es crucial para los apostadores deportivos de todos los niveles de experiencia. Es algo en lo que los principiantes probablemente piensen poco, si es que lo piensan. Incluso si solo es un apostador "recreativo" que busca entretenimiento, la disciplina hará que su dinero dure mucho más. Establezca un cierto conjunto de reglas, como establecer límites máximos (la cantidad máxima que apostará en cualquier día) y determine el tamaño de su "unidad" de apuestas deportivas.Una unidad se refiere al tamaño estándar de su apuesta, a menudo relacionado con un porcentaje de sus fondos totales.

Por ejemplo, si su presupuesto es de $200, basado en el 5 por ciento, una unidad para usted sería de $10. Digamos que te sientes especialmente fuerte con un juego, podrías aumentar tu apuesta a tres unidades o $30. Puede usar unidades como una forma de contabilizar las ganancias o pérdidas totales y realizar un seguimiento en el transcurso de una temporada.Aunque muchas reglas personales pueden cambiar con el tiempo, es vital seguir algunas pautas personales, manteniendo el autocontrol, en lugar de tirar pesos, o perseguir derrotas.

Las falsas creencias del apostador

La falacia del jugador es la creencia de que si algo sucede con más frecuencia de lo normal en un período de tiempo, sucederá con menos frecuencia en el futuro. Por ejemplo, imagina que te acercas a una mesa de ruleta y ves que un número negro ha aparecido en los últimos 10 giros. Su primer pensamiento podría ser apostar al rojo porque no ha sucedido en mucho tiempo y es debería salir. Pero esta lógica es defectuosa: cada giro de la rueda de la ruleta es independiente de los giros anteriores.

La misma teoría se aplica a los deportes, de alguna manera.Si los Mets pierden los primeros dos juegos de una serie de tres juegos ante los Padres, no significa que tengan garantizado ganar el tercer juego.

Tratar de recuperar sus derrotas de inmediato

Este error les suceden a todos los jugadores, incluidos los apostadores profesionales. Y un apostador con experiencia generalmente toma un descanso en tales situaciones para ordenar sus pensamientos. Pero un principiante inmediatamente comienza a estudiar la línea de nuevos partidos para hacer otra apuesta. Y puede aumentar el monto de la apuesta varias veces para recuperar. Pero debe apostar con la cabeza fría. Muchos jugadores Sufren de decisiones tan precipitadas No repitan estos errores.

Apuestas emocionales

Apostar con el corazón es una trampa en la que caen muchos apostantes. Hay una gran tendencia a apostar instantáneamente a un equipo favorito sin prestar atención a las cuotas ni analizar las estadísticas del partido. Este tipo de apuestas a ciegas puede funcionar una o dos veces, pero a la larga resultará en un dolor de cabeza. No importa lo maravilloso que creas que es tu equipo o jugador favorito, tienes que ser objetivo.

Las apuestas tienen que ser con hechos fríos y concretos, análisis de estadísticas, probabilidad y mucha suerte. No hay lugar para el sentimentalismo en las decisiones de apuestas. ¡Eso no quiere decir que nunca puedas apostar por tu equipo favorito! Solo asegúrese de tener en cuenta toda la información y asegúrese de que sus apuestas se hagan con la cabeza y no con el corazón.