Los Juegos Olímpicos están a la vuelta de la esquina, pero aún así no paran de llegar noticias sorpresivas en medio de un contexto que hará de esta edición, la más particular de todas. Porque a pesar de todos los cuidados, protocolos y restricciones, los contagios y riesgos siguen siendo posibles. Por lo tanto, un país decidió, finalmente, no concurrir a escasos dos días de la inauguración.

En el día de ayer, Guinea desistió de ir a Tokio. El país africano tomó la decisión en base a los riesgos sanitarios que implicaba hacer viajar a sus deportistas hacia el país asiático. "El Gobierno de la República de Guinea, ansioso por preservar la salud de los atletas guineanos, decidió con pesar cancelar la participación de Guinea en los 32° Juegos Olímpicos programados en Tokio", señaló el Ministerio de Deportes del país africano en un comunicado.

La sospecha de que Guinea no iría a los Juegos empezaron a surgir con el retraso del envío de los atletas, si bien miembros asistentes de la delegación viajaron para ultimar detalles logísticos. Luego, el Comité Olímpico de Guinea confirmó que sus deportistas viajarían el 20 de julio, pero esto tampoco fue así. Finalmente, el Gobierno decidió la cancelación de la participación.

El equipo olímpico guineano estaba compuesto por la atleta Aïssata Deen Conte; los nadadores Mamadou Bah y Mariana Touré; el judoca Mamadou Samba Bah y la luchadora libre Fatoumata Camara. Será la tercera vez que este país del África occidental no participe en una edición de los Juegos Olímpicos, junto con Munich 1972 y Montreal 1976