Los Juegos Olímpicos ofrecen la oportunidad a cualquier atleta de mostrar su mejor versión y sorprender al mundo ganando una medalla. Sea favorito o no. Pero aún así, hay excepciones. Y una de ellas es gracias a Lasha Talakhadze, flamante campeón olímpico de halterofilia, deporte que le entregó a República Dominicana dos medallas, en la categoría +109 kilos.

El georgiano dejó con casi nulas chances de colgarse una medalla de oro a sus rivales. El abanderado de su país levantó 223 kilos de envión y 265 de arranque, ambos nuevos récords olímpicos y mundiales; y con un total de 488, también plusmarca olímpica y mundial, gritó campeón.

Los registros no son una sorpresa. Talakhadze es la sensación de su categoría y el resto de los competidores sabían a qué se enfrentaban. Lasha fue campéon mundial en Houston 2015, Anaheim 2017, Asjabad 2018 y Pattaya 2019. Se consagró en los europeos de Forde 2016, Split 2017, Bucarest 2018, Batumi 2019 y Moscú 2021. Y se subió a lo más alto del podio en los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro 2016.

El momento en el que Lasha Talakhadze quebró todos los récords en Tokio

Hace mucho tiempo que el georgiano no tiene rivales en su categoría. Solo busca superarse a sí mismo, como demostró una vez más en Tokio, donde salió a competir cuando todos sus rivales ya había finalizado. Solamente para quebrar una vez más el récord que le pertenece. Y aún quiere más.

"Quiero romper todos los récords que sean posibles", afirmó una vez que se había colgado la medalla dorada en el cuello. Y parece ser así, porque su próxima meta es ser el primer deportista en levantar 500 kilos sumando envión y arranque. Los 488 que levantó en Tokio parecieron muy fáciles para él. O, al menos, eso pareció. Por lo que es cuestión de tiempo de que el georgiano lo logre. Y apenas tiene 27 años.