El maratón de Pekín, previsto para el 31 de octubre, ha sido aplazado sin nueva fecha para su celebración. A poco más de 100 días para que comiencen los Juegos Olímpicos de invierno en la capital china, el país asiático trata de este modo de poner freno al aumento de casos de coronavirus.

China reportó este lunes 39 nuevos contagios locales ligados a un brote iniciado por un grupo de turistas. "El maratón será aplazado con el fin de prevenir el riesgo de transmisión de la epidemia y para proteger eficazmente la salud y la seguridad de los atletas, el personal y los residentes en la capital", recogió el comunicado de la carrera en el que se anunciaba la cancelación. Había en torno a 30.000 corredores inscritos.

El maratón de Wuhan, que debía celebrarse el 24 de octubre, también fue cancelado por el brote del virus vinculado al turismo, que ha llevado a las autoridades a suspender los viajes interprovinciales para turistas en cinco zonas, incluido Pekín.

Si bien el país asiático no reporta una muerte por Covid-19 desde fines de enero, la variante delta del virus ha hecho que se la enfermedad se haya desparramado por a una velocidad alarmante en cuanto a los contagios. De esta forma, las medidas para evitar una nueva ola, son mucho más firmes

Este es  el rebrote más grave desde el surgido en julio en el aeropuerto de la ciudad de Nankín que, pese a dejar 15 provincias afectadas, pudo ser controlado sin registrar ninguna muerte. El manejo de la situación en China, por el momento, es motivo de orgullo para el gobierno local.