La karateca española Sandra Sánchez reconoció que el año de los Juegos de Tokio fue "duro psicológicamente" por la "exigencia mediática y propia", en un 2021 en el que ha logrado la medalla de oro en el Europeo, los Juegos y el Mundial.

"Me siento una afortunada, yo tengo tatami en casa y el entrenador 24 horas, no tenía derecho a quejarme, lo tenía todo, sufría por mis compañeros, que no podían entrenar, era muy duro. Psicológicamente, fue duro por la exigencia mediática y mi exigencia propia, porque quería llegar a todo, tenía que buscar el equilibrio, fue difícil, pero lo encontré y supe sacarlo adelante. Mereció la pena, fue duro, sin embargo, los resultados llegaron, de sensación, plenitud y satisfacción", afirmó Sandra Sánchez.

La deportista recogió este miércoles un reconocimiento de mano de los Reyes en la Gala 2021 del Comité Olímpico Español, por su medalla de oro lograda en los Juegos de Tokio del pasado verano.

La campeona olímpica reconoció que Tokyo 2020 fueron "unos Juegos que se hicieron de rogar". "Lo más importante es que la gente estuviera bien, pero que salieran adelante significó que poco a poco el mundo en general salía adelante", celebró.

"Tuve el Mundial hace dos semanas, me propuse como reto tener en el mismo año el Europeo, los Juegos y el Mundial. Ahora es el momento de descansar física y mentalmente, que también hace falta. El cuerpo te pide descansar después de la exigencia, pero lo planificamos bien", admitió.

La de Talavera de la Reina puso en valor sus resultados este año, después de muchas temporadas "sin subirse al podio". "El trabajo que haces ves que tiene esos resultados y me siento feliz por lo que consigo y de saber que lo que proyecta en mí tiene resultados, la medalla es de los dos", concluyó.