La Universidad de Saint Peter'ses un pequeño centro de Nueva Jersey con poco más de 3.000 estudiantes. Su equipo Peacocks juega en la Metro Atlantic Athletic Conference donde tuvo récord de 14-6. En el March Madness 2022 hicieron historia al convertirse en el mayor milagro en la historia de la NCAA.

Llegaron a la ‘locura de marzo’ como el decimoquinto sembrando de la regional Este. En su primer partido sorprendieron al mundo al vencer a Kentucky WildCats, el segundo sembrado de la división.

En la segunda ronda, vencieron al equipo de Murray State Racers, séptimos sembrados de la regional Este, convirtiéndose en el tercer equipo que llega al Sweet 16 como decimoquinto sembrado. Anteriormente lo consiguieron, Florida Gulf Coast en 2013 y Oral Roberts el año pasado.

Pero en la final regional o Sweet 16 lograron algo único, vencieron al equipo de Purdue Boilermakers, un tercer sembrado. De esta forma se convirtieron en el primer decimosegundo o sembrado más alto en llegar al Elite Eight donde se enfrentan los dos finalistas de cada regional.

Para entender la magnitud del milagro de St. Peters en este torneo basta este dato: la escuela tiene 3.007 estudiantes, según el censo de otoño de 2021, y un presupuesto para su programa deportivo de apenas 7.2 millones de dólares, en comparación a los 138 millones que maneja Kentucky a quienes venció en primera ronda, es decir, 20 veces menor.

Lamentablemente esta tarde fueron despertados del sueño de llegar al Final Four, cayeron 69 por 49 ante North Carolina Tar Heels, un octavo sembrado este año, pero que cuenta con mucha tradición en estos eventos.

A pesar de perder, quedará en las mentes de todos los seguidores de este evento, que cada año atrae la atención de millones de personas y que cada vez revalida su titulo de la ‘locura de marzo’, cuando entrando al Final Four nadie acertó en su bracket.