Los Juegos Olímpicos de Tokio 2020, a disputarse en este 2021, están a punto de comenzar. Falta cada vez menos para que, el 23 de julio, se encienda la llama en el Nuevo Estadio Olímpico y, hasta el 8 de agosto, se desarrollen los eventos más importantes del deporte mundial.

Y como toda competición de gran tamaño, los Juegos también están dentro del marketing moderno, y poseen símbolo y logos que son la cara de ésta edición. Dichos logos aparecerán por todos lados y serán la identificación de Tokio 2020.

Ya no es suficiente con los anillos olímpicos, el logo histórico del olimpismo. Los anillos, cuyo origen tiene dos teorías, fue elegido por el creador de los Juegos modernos, Pierre de Coubertin. Los seis anillos entrelazados representan la unidad que fomenta el deporte y la confraternidad de las naciones. Los colores, en cambio, tienen un origen difuso. Está la teoría de que los seis colores son los que integran todas las banderas de los países que formaban el Comité Olímpico para 1914, año en que se definió el logo como el oficial. En cambio, la teoría más aceptada es la de que los colores representan, cada uno a un continente distinto.

El logo de esta edición, un círculo formado por cuadrados y rectángulos de diferente tamaño, fue elegido entre cuatro diseños finalistas durante la previa de selección de los Juegos en 2013, justo antes de que se eligiera a Tokio como sede. El logo, que representa comola diversidad e inclusión puede generar armonía, hizo su primera aparición pública en agosto de 2016, durante la ceremonia de Clausura de los Juegos Olímpicos de Rio.