Óscar de la Hoya vuelve a pelear contra Vitor Belfort, excampeón de UFC. Será una pelea de exhibición, pero el expeleador también quiere desafiar al mejor libra por libra del momento, el mexicano Canelo Álvarez. “Será una pelea fácil”, expresó el estadounidense.

“Primero tengo algo que hacer, que es enfrentar al mejor peleador del mundo, que es Floyd Mayweather. Si las cosas salen bien, quizás retar al Canelo”, contó de la Hoya en una entrevista para Los Angeles Times. Y agregó: "Yo sé cuánto le pagan, yo sé cuánto tengo que pagar para que él tome la pelea. Será una pelea muy fácil de hacer y ¿por qué no? Yo siempre peleo ante los mejores del mundo”.

Es la primera vez que el norteamericano hace publica sus ganas de combatir con el mexicano. A la lista del camino por convertirse en campeón de peso supermediano, personas como Jermall Charlo e incluso el youtuber Jake Paul se han sumado como retadores. "Hay mucha gente que le está hablando en el oído. Eso es entendido. Para mí es un boxeador que hace su trabajo y lo hace bien. Qué bueno porque yo siempre voy a apoyar el boxeo mexicano. Pero yo creo que si hubiese una oportunidad de pelear con él, yo no tengo ningún problema”, expresó Óscar.

El objetivo del ex pugilista es recolectar todos los cinturones de su división. Está a una sola pelea de lograrlo. Contra Caleb Plan. Posteriormente, su agente Eddie Hearn, contó que podría subir a la de semipesado.

La relación entre Álvarez y Óscar de la Hoya se formalizó en el ámbito profesional hace 10 años. Canelo se convirtió en la figura y principal apuesta de la empresa Golden Boy Promotions hasta el año de 2020, cuando interrumpieron el contrato más lucrativo en la historia del deportes y como consecuencia se convirtió en agente libre. Por razones empresariales la relación se enfrió y la amistad desapareció.