El boxeador japonés Naoya Inoue noqueó al filipino Nonito Donaire al dormirlo en el segundo asalto la noche del martes 7 de junio, apuntándose una contundente victoria en su revancha para unificar tres títulos mundiales en el peso gallo.

El nipón Inoue que tiene récord de 23-0, con 20 nocauts salió fuertemente en el segundo rollo contra Donaire y derribó al veterano campeón filipino al final del primer round y luego en el segundo asalto.

El implacable asedio de Inoue puso fin a la pelea a los 1:24 en la Super Arena de Saitama en las afueras de Tokio para el delirio de los asistentes.

Tanto como Inoue como Donaire han sido los reyes de los gallos en los últimos sin un más cercano competidor en la velocísima categoría del deporte de los caballeros.

"He salido con todo, necesitaba ganar esta pelea y decidí liquidarle sin demora", dijo Inoue mientras era entrevistado en el centro del ring por la televisión local.

Tras su cuarta victoria seguida por la vía rápida, el “Monstruo” japonés añadió el cinturón del CMB en manos de Donaire a su colección de diademas de las 118 libras de la AMB y la FIB siendo considerado quizá el mejor pegador del año luego del descalabro del mexicano Saúl "Canelo" Álvarez hace poco menos de un mes.

Inoue es un referente de los mejores boxeadores libra por libra del momento. Su intención es unificar los cuatro títulos de la división si logra pactar un combate contra el inglés Paul Butler, el campeón de la OMB, a fines de año señaló una nota de la agencia AP.

El nuevo campeón, que sumó un fajín a su gran currículo retó a los demás boxeadores y admitió que quiere más.

"Quiero ser el campeón indiscutido", advirtió. "Si puedo lograrlo en 2022, me gustaría seguir peleando en esta división. Pero si no puedo, tengo la capacidad para subir de peso".

Donaire (42-7) afrontó la pelea con Inoue confiado en que podía intercambiar goles en el centro del tinglado con el campeón japonés, pero Inoue lo mandó a la lona de manera fulminante con un gancho de derecha antes que sonara la campana para terminar el primer asalto. Donaire se recuperó bien, pero no pudo ante la lluvia de golpes de Inoue en el segundo.

El filipino también no se queda atrás en sus habilidades en los encordados. Ha sido catalogado por la prensa especializada como uno de los mejores en los últimos años, pero quizá sus cartuchos finales ya están muy próximos a llegar.