Pacquiao aceptó la nominación de su partido PDP-Laban en su convención nacional el domingo, diciendo que el pueblo filipino ha estado esperando un cambio de gobierno.

"Soy un luchador y siempre seré un luchador dentro y fuera del ring", dijo Pacquiao, de 42 años, en su discurso.

Pacquiao es el presidente de la facción PDP-Laban liderada por él y el senador Aquilino “Koko” Pimentel III.

El boxeador-senador Manny Pacquiao se postulará para presidente de Filipinas.

Duterte, a quien la constitución prohíbe buscar un segundo mandato de seis años, aceptó la nominación.

Duterte ha liderado una brutal campaña contra las drogas ilegales, y dijo la semana pasada que preferiría “morir primero” antes de enfrentarse a un tribunal internacional, un día después de que la Corte Penal Internacional anunciara que investigaría las denuncias de crímenes vinculados a la represión que ha dejado miles de muertos.

Pacquiao ha acusado al gobierno de Durterte, su ex aliado, de agravar la corrupción en Filipinas.

Para los críticos que cuestionan sus calificaciones, el ex boxeador ha dicho que su experiencia personal de pobreza lo preparará mejor para liderar la nación. Agregó queluchará contra la pobreza y la corrupción.

"En toda mi vida, no he retrocedido en ninguna pelea", dijo Pacquiao.

Advirtió a los políticos que responsabiliza de la corrupción "pronto terminarán juntos en la cárcel".

La facción del partido rival que apoya a Duterte dijo anteriormente que solicitará a la Comisión de Elecciones que declare a Pacquiao y sus aliados oficiales ilegítimos del partido gobernante.