La cita olímpica deja historias de todo tipo. Y los Paralímpicos no se quedan atrás. Las historias de superación, renacimiento y consagración abundan en cada día de competencia. Pero también hay lugar para las historias de amor, como le sucedió a la atleta de Cabo Verde, Keula Pereira.

Nada más terminar la serie de clasificación de los 200 metros en categoría T11, Pereira se convirtió en la improvisada protagonista del momento cuando su guía y pareja, Manuel Antonio Vaz da Veiga, se arrodilló y, ante el aplauso de sus rivales en la carrera que los rodeaban para presenciar la situación, la tomó de la mano y le pidió matrimonio.

Ante tal escenario, Keula dijo que sí, mientras sonreía y no disimula la sorpresa y la alegría por la proposición. La atleta de 32 años es una de las deportistas más reconocidas de su país, aunque hace años que reside en Portugal junto a su pareja.

"Tengo demasiados sentimientos ahora mismo. No hay palabras para explicar cómo me siento. Estos eran mis primeros Paralímpicos, y con mi edad y mis marcas, estaba pensando en dejarlo. Pero ahora tengo una motivación adicional para seguir después de estos Juegos, al contar con siempre con él a mi lado", expresó la atleta tras aceptar la propuesta.

Su guía y, ahora, futuro esposo, dijo que llevan una relación de más de once años y que la pista de atletismo es como se segunda casa, por lo que planeó esto durante años: "Era el mejor lugar para hacerlo, es como nuestro segundo hogar. Pensé que ya iba siendo hora de pedirle la mano. ¿Así que por qué no hacerlo aquí?".