Los Juegos Olímpicos dejan muchas historias que, a veces, exceden lo deportivo. Luchas ideológicas, atletas procedentes de países particulares, deportistas con una edad sorpresiva o, incluso, propuestas de matrimonio en plena transmisión televisiva.

Sí, un entrenador le propuso matrimonio a su atleta luego de que finalizara su competición. María Belén Pérez Maurice es una esgrimista argentina de 36 años que, para Tokio, clasificó a sus terceros Juegos Olímpicos consecutivos. Si bien en los dos anteriores no había podido pasar del primer combate en la categoría sable, en Tokio estuvo cerca de lograr la hazaña.

Cayó ante la húngara Anna Marton, ex campeona olímpica de la disciplina, por un ajustado 15-12 tras varias interrupciones por una lesión en la rodilla de la europea. Y si bien la noticia de una nueva derrota amargó en principio a Pérez Maurice, toda su expresión de tristeza cambió cuando le realizaban una entrevista los medios locales.

El momento de la declaración de amor a la esgrimista

Cuando la televisión argentina enfocaba a la esgrimista, su entrenador, Lucas Saucedo, apareció por detrás con un cartel escrito a mano que decía "Flaca, te querés casar conmigo? Por favor". Ante la sorpresa, tanto de los periodistas como de la propia deportista, la argentina dijo que sí al mismo tiempo que abrazaba a su entrenador y, desde ahora, futuro esposo.

Vale aclarar que ambos están en pareja desde hace 18 años y llevan una conocida relación tanto dentro como fuera de la pista de esgrima. "Siempre hablamos sobre cómo y dónde vamos a envejecer, ojalá se dé, siempre fuimos de perfil muy bajo. Me parece que es un buen lugar para declararle todo mi eterno amor y admiración a la Flaca” declaró Saucedo al sumarse a la entrevista.