Los Juegos Olímpicos de Tokio 2020 parecen ya lejanos. Muchos deportistas han retomado sus actividades normales y vuelto a la competencia habitual. Y los que no, están preparando la temporada que viene en su país o en su lugar de preparación. Pero esa norma rige para todos, menos para seis deportistas.

Las Islas Cook son un grupo de islas ubicadas en el pacífico sur, cerca de Nueva Zelanda, de la que están asociadas políticamente, a pesar de ser un Estado Libre. Pero ese grupo de quince islas llamó la atención estos días, ya que recién ayer pudo recibir a sus seis deportistas olímpicos que estuvieron en Japón.

Hace trece semanas que el equipo de este pequeño país partió para competir en la cita deportiva, pero el regreso hasta su lugar de origen se ha convertido en toda una odisea por las restricciones y cuarentenas que han debido pasar,sobre todo en Nueva Zelanda.

Es que todo viaje que se realice desde o hacia las Islas, generalmente hace escala en Nueva Zelanda, por lo que para regresar a su hogar, los atletas debieron pasar por el país oceánico. Y como allí las restricciones sanitarias han aumentado por la identificación de la cepa Delta de Covid-19, tuvieron que estar dos meses en cuarentena.

La medida también tiene su lógica, ya que las Islas Cook no tienen tantos recursos para afrontar un brote de una pandemia, así que lo que menos quieren sus habitantes es que el virus llegue a las Islas y afrontan cualquier tipo de medida que ponga a salvo a su población, aún cuando esta implica estar más de dos meses fuera de casa.