El Tour de Francia femenino ya existió en el pasado con diferentes formas. Organizado en paralelo al Tour masculino de 1984 a 1989, tuvo lugar después con otros organizadores y con otras apelaciones, antes de desaparecer a finales de la década de los 2000 por falta de financiación. Pero ahora volverá a ver la luz con una destacada novedad.

La salida de esta nueva edición histórica tendrá lugar en París el 24 de julio, delante de la Torre Eiffel, con una llegada final siete días más tarde en la Planche des Belles Filles, en el macizo de los Vosgos, luego de haber recorrido más de 1000 kilómetros en ocho etapas, según explico Marion Rousse, ex ciclista y organizadora del evento.

La nueva prueba estará dotada con 250.000 euros (290.000 dólares) en premios, de los que 50.000 (58.000 dólares) serán para la ganadora, lo que supone un monto superior a las pruebas de formato parecido para los hombres.

El recorrido de la carrera, oficialmente llamada «Tour de Francia mujeres con Zwift»se dirigirá al este de Francia a lo largo de cuatro etapas llanas, dos más de perfil accidentado y otras dos de montaña. Luego, las corredoras escalarán el Ballon de Alsacia, el primer puerto subido por el Tour de Francia en 1905, y disputarán el último maillot amarillo en el alto de la Super Planche des Belles Filles.

"Las carreras ya existen en el ciclismo femenino, reveló el directo del Tour, Christian Prudhomme. "Lo que falta es la difusión, hacerlas mediáticas, indispensable para asegurar el equilibrio económico. Esperamos alcanzar ese equilibrio a partir del próximo año", declaró.