"Cinco jugadores del equipo de República Dominicana que necesitan cumplir con las reglas de cuarentena en su país luego de un contacto cercano con un caso positivo de COVID-19, no han podido ser parte de la delegación oficial. En vista del período de cuarentena obligatorio establecido según la orientación de las autoridades de República Dominicana y el hecho de que República Dominicana no hubiera podido reemplazar a estos cinco jugadores en tan poco tiempo, el equipo decidió retirarse de la competencia”.

Eso es lo que dice el comunicado colgado en el sitio de la Federación Internacional de Voleibol, luego del descargo de la Federación Dominicana de dicho deporte, por no asistir a la cita mundialista de la categoría Sub-19.

La semana pasada, los directivos nacionales le comunicaron al cuerpo técnico y jugadores, que el equipo no se presentaría en Irán, sede del torneo, debido a que no habían podido conseguir la cantidad de pasajes necesarios para toda la delegación.

Ante esta declaración ante la FIVB, el equipo nacional evitaría una sanción económica que podía llegar hasta 40 mil francos suizos, casi 50 mil dólares estadounidenses. Pero sobre todas las cosas, se salvaría de una sanción deportiva, ya que el retiro a menos de quince días del torneo, exponía a la Federación Dominicana a ser expulsada de los torneos siguientes.

El jueves, el entrenador del equipo, Loren “Wilfri” Fernández, dijo que el motivo fue económico, pero destacó el duro momento de comunicárselo a los jóvenes “Para nosotros los entrenadores fue muy penoso tener que decirle a los padres y a los muchachos que no íbamos a participar una semana antes”.