Dmitry Bivol le cerró la boca a millones de entendidos del boxeo al derrotar el pasado sábado 7 de mayo al mejor libra por libra del planeta, el mexicano Saúl 'Canelo' Álvarez, defendiendo así con éxito su invicto (el cual mejoró a 20-0, 11 KOs) y también su cetro como monarca de la Asociación Mundial de Boxeo en la categoría de las 175 libras.

Fue todo un boom que recorrió a lo largo y ancho el mundo deportivo, dejando perplejo a más de uno. Su actuación sobre el cuadrilátero estuvo excelente durante los 12 asaltos que duró la pelea, demostrando este ruso en cada uno de ellos que no era un bulto como muchos creían, sino un muy talentoso pugilista..

Sin embargo, la alegría de haber vencido a una megaestrella como el tapatío al que se midió podría irse por la borda si se mira desde el punto de vista económico, y es que hasta ahora el boxeador europeo no ha podido cobras la bolsa de casi 5 millones de dólares que le corresponde (2 por contrato y 3 por el Pago Por Evento que recaudó la disputa).

Problemas ajenos

Debido a la reciente invasión de Rusia a Ucrania en medio de un conflicto bélico de primer orden, la AMB, organismo dentro del cual es monarca Bivol, decidió sancionar a todos los pugilistas que compiten bajo banderas rusa y bielorrusa. Tal es su caso, aunque haya nacido en Kirguistán hace 31 años.

Entre las principales características de dicho castigo se encuentran la prohibición de la exposición de símbolos soviéticos como el himno y la bandera en cada uno de los eventos donde estén en disputa peleadores de la AMB, así como también cualquier tipo de transacción a un atleta de las 2 naciones antes mencionadas.

Al respecto, Dmitry manifestó su tristeza al no poder verse beneficiado monetariamente a pesar de su legítimo lauro:

"Creo que es muy difícil que me paguen. Nunca había enfrentado este reto porque aún no había llegado. No me ha llegado el pago. Todavía estamos pensando en cómo hacerlo. No sabíamos ni pensamos en el futuro porque la situación está cambiando rápidamente".

¿Otra pelea sin cobrar?

Lo complejo del asunto no es solo que Bivol no haya cobrado su dinero, sino que en su contrato figuraba una cláusula que lo obligaba a verse las caras con el Canelo Álvarez en una revancha si este último perdía, cosa que sucedió. Sobre eso el campeón mundial se mostró más optimista y opinó:

"Tengo una cláusula según la cual estoy obligado a darle la revancha a Álvarez. No prescribimos las condiciones de antemano, y eso es bueno. Ni siquiera pienso en planes futuros ahora. Antes de cada pelea pienso que será mi última pelea. Sí hay algunos planes vagos, pero siempre estoy de humor como si esta fuera la última pelea".

La gran pregunta es, ¿Subirá al ring sin haber disfrutado de la bolsa del primer pleito?