Madden, murió inesperadamente este martes por la mañana a los 85 años.

Entrenando a los Oakland Raiders, Madden compiló un récord estelar de 103-32-7 en la temporada regular y llevó a su equipo a la victoria en el Super Bowl XI después de la temporada de 1976.

Se convirtió en una figura aún más impactante después de que dejó de entrenar a los 42 años en 1979, entreteniendo a millones de personas que sintonizaban el fútbol americano de la NFL.

Su conocimiento enciclopédico del juego, combinado con un deseo incesante de compartir esa visión para educar a la audiencia, lo estableció como el locutor de deportes mejor pagado. Junto con su estilo de expresión y su valor de entretenimiento puro, esas entusiastas interjecciones: "¡Boom!" - completó el paquete.

También fue el nombre detrás del popular videojuego de deportes, "Madden NFL Football".

Una cosa que prevalece es el nivel de asombro en todos los ámbitos, de aquellos de una época similar, los que jugaron durante su apogeo de los comentarios y los jugadores más recientes, incluido Lamar Jackson , deslumbrado por la creciente popularidad de una de las mejores franquicias de videojuegos de la historia.

Sin embargo, la historia real más que ninguna es sobre cómo Madden impactó y afectó a todos los demás y cómo dejó su huella en el fútbol de hoy.

El ascenso del fútbol a convertirse en el deporte más destacado de Estados Unidos se debe a las emociones que despierta. Exactamente cuánto es responsable Madden, el maestro de la emoción atlética y televisiva, es algo que nunca sabremos.

Todo lo que puede estar seguro es la notable verdad de que es parte del pasado, presente y futuro del deporte.

Es difícil no sentirse conmovido por su partida, y es por eso que leyendas del juego expresaron su sentir ante irreparable pérdida.

Madden, durante el resto del tiempo, significará más para el fútbol y para Estados Unidos que solo un nombre.