Mientras Naoya Inoue pegaba golpes de campeonato a Nonito Donaire las cosas en su residencia estabas de pata arriba luego de que algunos amigos de lo ajeno entraran a robar al nuevo rey del peso gallo del boxeo.

El japonés Inoue fulminó al filipino Donaire en el segundo rollo el pasado martes siete junio para unificar tres títulos del peso gallo.

Sin embargo, los dolores de cabeza para familia Inoue pese al título obtenido llegaron a casa esa misma velada, en la que dos hombres irrumpieron en su residencia en el suroesta de Tokio, a sabiendas que el pegador nipón no estaba y se llevaron objetos de valor como joyas, bolsos caros entre otras cosas informó la prensa asiática en un comunicado según la agencia de noticias AP.

"Ya deben saber de la noticia, es muy desagradable que haya ocurrida en una día de celebración", dijo Inoue el miércoles en su cuenta de Twitter. "Cuídense también".

ニュース見たけどさ

めでたい日に胸糞悪い話しだよね、、

みんなも気をつけて!!

La policía de la prefectura de Kanagawa, donde se encuentra la casa de Inoue, declinó formular comentarios pese a la matriz de opinión pública que en países asiáticos es muy fuerte por cuestiones de creencias populares.

Inoue que tiene marca 23-0, 20 nocauts, venció al ídolo filipino Nonito Donaire sin ningún tipo de oposición y está buscando el cuarto cinturón para volverlo a poner más indiscutido pese a tener ya gallardetes en su cintura según informó el periodista Julius Julianis de ESPN.