Marileidy Paulino llegó a lo más alto de su deporte en los Juegos Olímpicos de Tokio 2020, donde ganó dos platas: una en 400 metros y otra en el relevo mixto 4x400 con República Dominicana, que la consagraron como la única atleta de su país en lograr múltiples medallas en una misma edición de unos Juegos.

Con sus grandes resultados desde entonces, entre los que se destacan dos triunfos en la Diamond League, se presenta como una de las favoritas al oro de cara al Campeonato del Mundo de Atletismo de Eugene 2022. Pero nada de eso hubiera sucedido si no fuera por su historia de superación que la llevó a recorrer un duro camino al estrellato.

Hace solo seis años ninguno de estos triunfos estaba en su mente. Ni siquiera tenía como opción viable vivir del atletismo en sí. Es más, Marileidy no tenía siquiera ningún tipo de relación con el deporte. Recién al cumplir los 19 años comenzó a practicar balonmano y atletismo buscando alguna salida para poder ayudar a su familia.

"Al principio no le prestaba mucha atención al atletismo. Empecé a tomar conciencia de este deporte un año después de empezar a practicarlo y vi que al tener condiciones podía ayudar a salir adelante a mi familia. Pero no fue nada fácil empezar de grande", comentó.

Empezar de cero tuvo como consecuencia que el proceso fue muy frustrante. Durante las primeras carreras llegaba siempre en último lugar. Además, al no contar con equipamiento tuvo que correr descalza o en medias durante sus primeros tiempos. Recién un tiempo después pudo disponer de un calzado prestado hasta que pudo comprarse los suyos propios.

Sus aptitudes comenzaron a salir a flote y vio que podía llegar a ser profesional gracias a los Juegos Centroamericanos y del Caribe de 2018, donde se quedó cerca del podio en las competencias individuales y logró el bronce en el relevo 4x100m.

A partir de allí, los resultados fueron cada vez mejores el ascenso no frenó. Tokio fue la muestra de eso, ya que sin ser la máxima favorita a medalla, logró quedarse con la plata en su prueba favorita, los 400 metros. Ahora, con el número uno del ranking asegurado, llega a Eugene con un pleno de victorias al aire libre tras ganar en los eventos de la Diamond League en Doha y en Rabat.