El auge de la victoria del ruso Dmitry Bivol sobre Saúl "Canelo" Álvarez pica y se extiende. Ahora, se está discutiendo la posibilidad de que se realice una revancha luego de que el campeón semipesado derrotara por decisión unánime a la megaestrella mexicana.

El triunfo del aún invicto de registro 20-0 llegó gracias a 3 tarjetones idénticos de 115-113 en una pelea que según los entendidos del boxeo, dominó claramente a partir de la mitad de la misma. Fue una sorpresa para el planeta pugilístico, el cual daba como amplio favorito a quien hasta ese momento era el prácticamente indiscutido mejor libra por libra del deporte de los ensogados.

Ante tan sorpresivo e inesperado desenlace, el morbo sobre la realización una hipotética revancha se ha apoderado de los fanáticos. La buena noticia es que Bivol está dispuesto a medirse una vez más a Canelo, la no tan buena es que pretende imponer ciertas condiciones para que el segundo pleito entre ambos pueda llevarse a cabo.

Las reglas de Dmitry

Para esta nueva contienda, el hombre del viejo continente estaría dispuesto a pelear en las 168 libras y no en las 175 como se hizo ya, es decir, en la categoría de Álvarez y no en la suya, aunque eso sí, con los 4 cinturones del tapatío en juego.

Su deseo es ser el nuevo campeón unificado de los pesos supermedianos, cuestión que lograría si la condición es aceptada por su rival y los cinturones de los organismos AMB, CMB, OMB y FIB se ponen sobre la mesa.

Las palabras textuales del otrora bicampeón amateur junior fueron las siguientes:

"Tal vez para la próxima pelea sea por los cuatro cinturones en su división supermediano".

Además, reconoció la buena disposición del jalisciense para volver a combatir en los pesos semipesados, pero al parecer ese escenario no lo motiva demasiado.

Se siente con derecho

Muchos pensarán que quien debe decidir los pormenores de la segunda velada es el Canelo por eso de que es el pugilista más reconocido de los 2 y el que más vende, pero ante eso el equipo de Dmitry Bivol respondió:

"Tomamos esta pelea sin acuerdo, esto fue una oportunidad, es todo lo que fue, no se consideró nada más. A pesar de que Bivol era el campeón y Canelo el retador, con todo respeto hacia él, aceptamos todos los términos que quiso; hasta los más pequeños porque queríamos que la pelea se diera y ahora Bivol sigue siendo campeón".

La mesa está servida para que tengamos un capítulo más de esta novela pero, ¿Correrá Saúl Álvarez el riesgo de perder sus 4 fajas? Esperemos que así sea, por el bien del boxeo.