Aaron Rodgers había dejado la incógnita sobre si regresaría o no a las canchas y aún más si lo haría con Green Bay Packers, el equipo con el que ha estado ligado toda su carrera deportiva en la NFL. Pero, ya se puso fin a esa novela y se confirmó el regreso del quarterback a Packers, solo que lo hará con el mejor contrato de la historia de la NFL.

Hey everyone, just wanted to clear some things up; YES I will be playing with the @packers next year, however, reports about me signing a contract are inaccurate, as are the supposed terms of the contract I “signed”. I’m very excited to be back 💪🏼 #year18❤️

La noticia la dio a conocer Pat McAfee, titular del programa de radio en el que Rodgers aparece semanalmente, donde reportó que el nuevo acuerdo entre el mariscal de campo y Green Bay, que es de un total de 4 años, en el que se le pagaran 200 millones. Rodgers aclaró que si jugará con Packers, pero que aún no ha firmado su contrato.

Mucho se especuló con la llegada de Rodgers a Steelers, Titans, Broncos, o a cualquier otro equipo que estuviera interesado en sus servicios, pero finalmente Packers lo convencieron y la manera en que terminaron de convencerlo fue con dinero.

La estructura del contrato de Rodgers (aún no firmado) incluye varios años 'de papel' al final y 153 de los 200 millones son garantizados, lo que ayuda a Green Bay a tener espacio contra el tope salarial y así poder retener a Davante Adams con la etiqueta de jugador franquicia.

El contrato de Rodgers se convierte en el mejor de la historia de la NFL en promedio anual, ya que ganará un total de 50 millones al año (4.1 millones de dólares al mes, 1.04 millones de dólares semanales, 148.809 dólares diarios, 6.200 dólares la hora, 103 dólares el minuto y 1.72 dólares la hora), superando los 45 millones de dólares que gana Patrick Mahomes con Kansas City Chiefs.

Sin embargo, Mahomes sigue ostentando el título de contrato más cuantioso, luego de haber cerrado un contrato de 500 millones de dólares.

Rodgers había declarado tras la eliminación en la ronda divisional que anunciaría su decisión antes de la agencia libre, para no afectar los planes de los Packers y de sus compañeros. El flamante MVP de la liga sabe que tiene una deuda pendiente con la institución y la fanaticada, el anillo, título por el que seguramente Green Bay irá este año.