Los Ángeles Rams comenzaron el plan para defender el título logrado a principio de año en el Súper Bowl LVI al ganarle a los Cincinnati Bengals 23-20 y ya tienen un fichaje histórico. La directiva de la franquicia consiguió llegar a un acuerdo para la reestructuración del contrato de Aaron Donald lo que lo convertirá en un jugador récord.

Luego de pactar un aumento de 40 millones de dólares para los tres años de contrato que le quedan, el tackle defensivo cobrará un total de 95 millones en ese lapso, lo que lo deja como el jugador mejor pago de la historia de la NFL que no juega en la posición de quarterback.

Los poco más de 30 millones anuales que cobrará Donald fueron un acuerdo histórico que le permitirá cobrar los tres años de forma garantizada, incluso si antes del tercer año decide retirarse. Esto se puso como cláusula, debido a las intenciones que tuvo el jugador de finalizar su paso por la NFL antes de obtener el Súper Bowl.

"Había hablado de retirarme, pero al ganar el Super Bowl te vuelves un poco adicto. No voy a mentir; quiero volver a sentir eso y si voy a seguir jugando es sólo para ganar otro anillo", dijo el jugador en la conferencia de prensa del martes pasado.

Fue designado Novato Defensivo del Año en su debut en la liga, y Jugador Defensivo del Año en el 2017, 2018 y 2020. Además, en sus ocho primeras temporadas de NFL, ha sido elegido al Pro Bowl en ocho ocasiones, y ha sido parte del primer equipo All-Pro en siete temporadas.

En ocho años Aaron Donald acumula 98 capturas de mariscal de campo, 440 tacleadas totales, 282 en tacleadas en solitario y ha forzado 23 balones sueltos en 127 partidos jugados. Desde 2014 defiende la camiseta de los Rams (antes ubicados en St. Louis) y parece que así seguirá por un tiempo más.