Con los Juegos Olímpicos de Tokio a la vuelta de la esquina, recordaremos uno de los momentos más emblemáticos del deporte de República Dominicana: la medalla de plata de Luguelín Santos en los 400 m de Londres 2012

El atleta nacido en Bayaguana apenas empezaba a destacar en el ámbito de las pruebas de velocidad. Con apenas dieciocho años se había quedado con el oro en la prueba de 400 metros llanos, su especialidad, y en la posta 4 x 400 metros en los Juegos Olímpicos de la Juventud de Singapur en 2010. Además, en los Panamericanos de Guadalajara del año siguiente, obtuvo la medalla plateada para el país. Siempre corriendo los 400 metros llanos.

Por eso, cuando llegó la cita olímpica en la capital inglesa, todos esperaban una buena actuación en su primer Juego Olímpico. Pero las expectativas era que alcanzara una final, como mucho. En la clasificación, se empezó a ver el buen momento del dominicano, ya que se quedó con su serie con un tiempo de 45.04 segundos, que le bastó para meterse en las semifinales.

En la seminifinal, Santos volvió a triunfar en su serie al registrar un tiempo de 44.78, mejor que la marca anterior. Luguelín estaba en un alto nivel y empezaba a aparecer como favorito para quedarse con alguna medalla.

Santos con la medalla plateada

 

En la carrera por las medallas, Santos corrió por el carril 7 y volvió a superar su marca en la competición al terminar en 44.46 segundos. Ese tiempo le valió el segundo puesto del podio y la medalla plateada para sorpresa de todo el Estadio Olímpico de Londres. Luguelín terminó de tras del máximo candidato, el granadino Kirani James pero superó a grandes figuras como el trinitense Lalonde Gordon o el bahameño Chris Brown

A día de hoy, se sigue recordando la hazaña de Santos como uno de los momentos cumbres del deporte de República Dominicana