Los Juegos Olímpicos tienen su primera alarma respecto a una de sus máximas figuras. Simone Biles quedó fuera del equipo de los Estados Unidos, que terminó segundo en la competencia general de gimnasia artística de Tokio 2020. Incluso, se duda de su continuidad en la competición.

Biles, de 24 años, está considerada como una de las mejores gimnasta de todos los tiempos, se abrazó a un entrenador tras el aterrizaje de su salto, cuyo resultado estuvo por debajo de sus marcas habituales, con una nota de 13.766. Después, abandonó el recinto de la competencia acompañada del médico del equipo de Estados Unidos.

Para despejar rumores, rápidamente la Federación de Gimnasia de ese país informó que fue reemplazada por Jordan Chiles debido a “razones médicas”. Pero Estados Unidos, cuando concluyeron todas las rotaciones, sumó un puntaje de 166.096 y tuvo que conformarse con la medalla de plata. Quedó detrás del Comité Olímpico de Rusia (ROC), dueño del oro luego de un score de 169.528.

Official statement: "Simone Biles has withdrawn from the team final competition due to a medical issue. She will be assessed daily to determine medical clearance for future competitions."

Si bien se la vio salir del gimnasio acompañada del médico del equipo de Estados Unidos, no hubo hasta el momento un parte oficial que informe o certifique algún tipo de lesión en la máxima estrella de la gimnasia en la actualidad. Medios de su país indican, sin embargo que se trata de “un problema psicológico que está teniendo Simone”, según el informe de Kris Anderson, periodista de la NBC.

A pesar de la mala noticia, todavía tiene cinco competencias por delante y aún no se sabe si podrá participar. El próximo jueves 29 de julio se disputará la final del concurso completo femenino a nivel individual. El domingo la final de salto y barras asimétricas, el lunes la definición de suelo y el martes podría enfrentarse por barras de equilibrio.