El Barcelona superó las numerosas bajas por contagios y lesiones para sumar tres puntos muy valiosos ante el Mallorca en Son Moix con un gol de Luuk de Jong en la primera parte y una intervención prodigiosa de Ter Stegen en el tiempo de descuento.

El 0-1, conquistado con mucho sufrimiento, acerca a los azulgranas a las plazas que dan acceso a la Champions League y deja al equipo de Luis García Plaza más cerca de la zona de descenso.

Mallorca 0-1 Barça

🔥 Vuelve a vivir la primera victoria del año

El segundo triunfo en 19 jornadas de los azulgranas lejos del Camp Nou (también venció al Villarreal) tiene el valor añadido por las circunstancias -todas contrarias a sus intereses- en las que se fraguó. Xavi Hernández, que ya se había mostrado contrario a que el partido se jugara, sólo pudo disponer de once futbolistas del primer equipo; dejó en el banquillo a dos de los disponibles, Lenglet y Umiti, y dibujó un once con dos refuerzos del filial, Ilias Akhomach y Ferrán Jutglà.

El partido tuvo un dominador claro desde el principio. Los azulgranas minimizaron a su rival, le encerraron en su campo y no le dejaron maniobrar. En los primeros 20 minutos no hubo ningún acercamiento de los locales a la portería de Ter Stegen; tampoco el Barça creó demasiado peligro, con excepción de un disparo de Ilias (min. 9), al que Reina desvió al tiro de esquina.

Poco después, Luuk de Jong se convertiría en el gran protagonista del partido al estrellar, en un minuto, dos remates en el palo y en el larguero, el segundo de ellos tras una chilena espectacular. El delantero neerlandés tuvo su premio (min, 43) al conectar un cabezazo tras un centro de Mingueza que se coló en la portería después del resbalón del meta Manolo Reina.

Luuk de Jong tras marcar su gol en el partido entre Mallorca y Barcelona

El equipo de García Plaza quemó todas sus naves en busca del empate. Lo tuvo en varias ocasiones, la más clara, en el tiempo de descuento. Un salvador Ter Stegen detuvo un remate a bocajarro de Jaume Costa para impedir el empate local.

El arquero alemán fue el héroe de su equipo y así lo reconocieron sus compañeros, que le abrazaron al finalizar el partido celebrando un triunfo que le deja a un punto de la Champions. El Mallorca lo intentó en un final de mucha tensión, pero no pudo impedir la segunda derrota de la temporada en casa.