El ala de los Warriors, Andrew Wiggins, recibió la vacuna COVID-19, dijo el entrenador Steve Kerr a los periodistas el domingo.

El estado de vacunación de Wiggins había sido un punto focal en las últimas semanas, ya que San Francisco es una de las dos jurisdicciones locales en los mercados de la NBA que exige que las personas estén completamente vacunadas para poder entrar en lugares recreativos.

Como resultado, Wiggins no habría sido elegible para jugar en casa para los Warriors si no hubiera sido vacunado. Se le pidió a Wiggins que aclarara su estado de vacunación el lunes pasado durante el Día de los Medios, pero se negó y dijo que "no es asunto tuyo".

El miércoles, el portavoz de la NBA, Mike Bass, dijo que los jugadores que no cumplan con los requisitos de vacunación locales no recibirán pago por los juegos que se pierdan debido a su estado. Wiggins habría estado sujeto a tal política.

En marzo, Wiggins dijo públicamente que no se pondría la vacuna.

"Para cada uno lo suyo, en realidad. Quien quiera ponérsela, puede ponerssela; quien no quiera, no lo hace",dijo Wiggins. "Yo tomo mis propias decisiones. Pero ahora mismo, decidí no oponermela. Voy a seguir luchando por lo que creo y por lo que creo que es correcto. Lo que es correcto para una persona, no es correcto para otra y viceversa".

Está entrando en su segunda temporada completa con los Warriors, luego de llegar a la franquicia en un intercambio a mitad de temporada durante la campaña 2019-20. El año pasado, inició 71 partidos, promediando 18,6 puntos y 4,9 rebotes con un 47,7% de tiros de campo.