Julianna Peña logró lo que nadie imaginó al golpear y someter a la mejor luchadora de MMA femenino, Amanda Nunes. Peña hizo tambalear a Nunes en la segunda ronda de su choque del evento co-principal, arrastró a "Lioness" al suelo y aseguró capturar la corona de peso gallo femenino de UFC.

Peña a penas con +575 contra la campeona de dos divisiones Nunes, que estaba por encima de -850 conquistó por encima de las proyecciones a la Gran favorita, el título.

La pelea se desarrolló como muchos esperaban en la primera ronda cuando Nunes conectó los tiros más duros y limpios. Pero Peña destrozó el tanque de gasolina de Nunes con una presión implacable. La pelea se disolvió rápidamente en una pelea descuidada cuando ambas mujeres intercambiaron golpes en la cara. Peña conectó tiros importantes y logró asegurar un derribo fundamental.

"The Venezuelan Vixen" luego le arrebató la espalda a Nunes y puso fin a la pelea a los 3:26 de la Ronda 2.

"¡Te lo dije! No vuelvas a dudar de mí", dijo Peña durante la entrevista posterior a la pelea. Donde fueron claves la "Voluntad, fuerza y ​​determinación. Te llevarán lejos.

Nunes (21-4) pierde a su campeonato de peso gallo femenino de UFC; sin embargo, sigue siendo la reina de peso pluma de las mujeres de UFC. La derrota ante Peña rompe una racha ganadora de 12 peleas que se remonta a 2015.

Peña (11-4) ahora reclama el título después de una carrera repetidamente estancada por graves lesiones en la rodilla. La ganadora de la temporada 18 de Ultimate Fighter ahora tiene marca de 7-2 en UFC.