Después de años en constante crecimiento en la escudería, Max Verstappen afronta los primeros obstáculos luego de su consagración en la temporada 2021. Este año, luego de tres carreras, el neerlandés ha tenido que sufrir dos abandonos que lo han retrasado en la cacería de Ferrari y Charles Leclerc. Solo el triunfo en Arabia ha sido un consuelo para digerir mejor la situación.

Por eso, en Red Bull han trabajado constantemente para darle a su primer piloto un carro donde realmente se sienta más cómodo y, sobre todo, con confianza para no tener la preocupación de un problema mecánico que lo haga abandonar. Cabe destacar que ese inconveniente también afectó al monoplaza de Checho Pérez, el cual también abandonó en el debut en Bahréin.

El principal asesor de la estructura austriaca, el siempre polémico Helmut Marko, explicó que esto se debe en parte a la naturaleza del nuevo reglamento técnico, que ha creado coches que simplemente no se ajustan al estilo "agresivo" de pilotaje de Verstappen.

"Checo está mucho más cerca de Max que en 2021. La explicación más simple para esto es que los nuevos monoplazas tienen menos carga aerodinámica y se ajustan mejor a unos pilotos que a otros. Pérez está muy satisfecho con la configuración del coche actualmente, mientras que para Max está siendo un poco más difícil manejarlo. Todavía no ha encontrado el equilibrio deseado y, por este motivo, aún no tiene toda la confianza que ambos querríamos cuando está pilotando el coche", explicó el austríaco.

Debido a ello, el piloto neerlandés tan solo ha conseguido sumar 25 puntos que le colocan en la sexta posición de la clasificación de pilotos, 46 unidades por detrás del piloto monegasco de la Scuderia Ferrari, una posición mucho más retrasada de lo esperado antes de iniciar el curso.

De todas formas, se trata de la temporada con más carreras en la historia y la nueva parada en Imola para el Gran Premio de Emilia-Romaña es una oportunidad de oro para recortar distancias y demostrar que los inconvenientes de fiabilidad han quedado atrás. Y, para los espectadores, ver un nuevo duelo entre Verstappen y Leclerc, sería el mayor atractivo de todos.