Toto Wolff aún no supera las controvertidas decisiones que se tomaron en la última prueba del año en Abu Dabi y que permitieron la consagración de Red Bull y Max Verstappen, por lo que en un regreso al contacto con la prensa, le dedicó duras palabras a la organización.

"No estoy interesado en tener una conversación con Michael Masi. Tampoco estoy pidiendo que cambien al Director de Carrera. Es un problema mayor, mis valores simplemente no son compatibles con las decisiones que se tomaron", refexionó el Jefe de Equipo de Mercedes.

La principal queja del austríaco es la falta de coherencia y de manipular las reglas en defensa del espectáculo, luego de que permitieran a los rezagados ubicados entre Hamilton y Verstappen a desdoblarse y quitar el Safety Car en apenas una vuelta para así permitir un mano a mano entre ambos en el último giro.

"Las decisiones inconsistentes nos llevan inevitablemente a las polémicas. Muchas de ellas totalmente innecesarias. La falta de coherencia estuvo presente durante todo el año. Pero esta última decisión tuvo el mayor impacto. Y desde una perspectiva deportiva, fue catastrófico porque decidió el Mundial".

Wolff admite que lo principal en el negocio de la Fórmula 1 es ofrecer un buen show para los espectadores, y más durante el final de la temporada que se llevó a cabo. Pero insiste en que lo que se ofrece adrede a los fanáticos no debe perjudicar a ningún equipo.

"El entretenimiento tiene que seguir al deporte y no al revés. Por ejemplo Stefano Domenicali es un verdadero hombre de carreras y no estaría interesado en intervenir en las carreras simplemente por entretener. No puedo juzgar la presión bajo la que está el director de carrera en ese momento, pero las reglas son las reglas"