Si ya de por si, Mercedes se encargó de dominar la Fórmula 1 en los últimos siete años, el Gran Premio de Brasil de ayer fue otra muestra más de que, mientras continúe la era híbrida en la competencia, esa superioridad no va a parar. Y menos si uno de los autos lo conduce Lewis Hamilton.

En San Pablo, el británico protagonizó una de las actuaciones más destacadas de la temporada, luego de haber sido penalizado dos veces en el fin de semana y aún así subirse el lugar más alto del podio. Su actuación, más allá de su talento en las maniobras, se dio por el nuevo motor que instaló la escudería y que sacó diferencias abismales, incluso ante Red Bull, su principal competidor.

A esto mismo se refirió Fernando Alonso en conferencia de prensa, luego de la carrera y no se guardó nada a la hora de describir lo que sucede: "Me sorprendió el sábado. Quiero decir, todos nos sorprendimos ayer de que un piloto tenga 25 posiciones de penalización en un fin de semana y pese a ello siga ganando la carrera. La superioridad este fin de semana Hamilton es clara. Es lo que es"

"Mercedes ha ganado los últimos siete campeonatos con esta superioridadEs cosa nuestra, del resto de los equipos, el alcanzarles, mejorar nuestro paquete, nuestro motor, nuestra aerodinámica, etc. Red Bull ha hecho un gran trabajo este año y están liderando el campeonato, pero Mercedes ha demostrado que no se va a rendir"

Al campeonato le quedan tres carreras, todas en el Medio Oriente (Catar, Arabia Saudita y Emiratos Árabes Unidos), las cuales en principio son favorables a Mercedes, por sus largas rectas que la nueva unidad de potencia del monoplaza de Hamilton aprovechará de forma contundente.